Etiquetado: ecología

El río devastado: el Cabrera (León, España)

El río Cabrera es afluente del río Sil y da nombre a la comarca leonesa de la Cabrera. Atraviesa el Valle de Losada y en el Tumbo Viejo aparece con los nombres de Vivei, Vivey, Bidey, Ibei, Ibey e Ybe. Nombres que pueden hacer referencia a la palabra “ibex”, con la que los romanos denominaban a las cabras que allí abundaban. Aunque otros estudiosos lo asocian a la palabra” ibei” que en alguna lengua en la que existen discrepancias a la hora de concretar, puede denominar a las corrientes de agua o ríos.

Su recorrido

Tiene aproximadamente 63 kilometros desde su nacimiento hasta su desembocadura en el Sil en Puente de Domingo Florez. Nace al lado de Peña Trevinca a 1.835 metros de altura, en la zona conocida por el nombre de “Morteira Cavada”,o Portilla de Morena Cabada. Su nacimiento está a tito de piedra de otro importante río, el Tera. Cada uno de ellos nace en una vertiente de este Portillo. Alimenta su curso con varias fuentes hasta llegar al Lago de la Baña (1360metros de altura), pasa por las localidades de La Baña, Losadilla, Encinedo, Quintanilla, Robledo, Nogar, Marrubio y Puente de Domingo Flórez.

Sus principales afluentes son los ríos Cabo, que fue un vivero de truchas pequeñas y era una locura pescarlo hace años, Santa Eulalia, Silván, Valdecorrales y Benuza.

Algo de historia

En la época romana, las aguas de sus principales afluentes del lado izquierdo eran captadas para hacer llegar agua a las minas de las Médulas. Todavía quedan restos del acueducto que llevaba el agua hasta las que eran las más importantes minas de oro de la Roma Antigua, de las que se llegaron a sacar 10.000 kilos de oro al año por el método del ruina montium. Es  decir, arrasando la montaña. Y ese método antiguo es lo que está matando el río en la actualidad.

Sus problemas

La riqueza actual es la pizarra, y sus minas están acabando con el río.

La Baña (II)

Si bien, el río discurre por una zona que da a pensar que el hombre tuvo poco influencia, eso no es cierto, la vegetación segundaria indica una fuerte antropomorfización de la zona (deforestaciones) y las canteras de pizarra, ocupando siempre más espacio, amenazan con tapar el río con sus escombros.

Merece la pena echar un vistazo a este estupendo blog de Pescarmona (http://pescarmona.blogspot.com.es/2012/08/requiem-por-el-rio-cabrera.html) que denuncia el problema. Además podéis ver en las fotos que acompañan a este artículo la enorme y brutal dimensión del problema.

La Baña (I)

Desde hace años la extracción de roca de pizarra con fines decorativos y de construcción es la actividad económica que más dinero mueve en la zona. Los empresarios llevan años despreciando al río que usan como vertedero de los escombros que generan. Y no hay forma de acabar con ello.

El río Cabrera no era el río favorito de los nativos de la zona, que sostienen que la trucha buena y fina es la del Río Eria y desprecian la del Cabrera como basta e insípida. Y más ahora con las pizarreras. Bueno, eso no impide que le zurren a modo al rio en toda época del año. Quiero decir, que el segundo problema del río son los cormoranes de dos patas, de los que hay muchísimos en la zona. Tanto locales como de la costa.

El río Cabrera era un río de trucha muy grande, y la sigue habiendo ya que es un rio complicado de pescar y muy rompe-piernas; y aunque ha sufrido mucho y no tiene ni cotos, ni tramos sin muerte extensos, sigue guardando alguna buena pieza.

Video: Requiem 2019

Magnífico cortometraje dirigido por Rutger Hauer y Sil van der Woerd. La última ballena viva, cara a cara con su enemigo: nosotros.


Ya lo era antes, pero con este manifiesto me declaro fan i-n-c-o-n-d-i-c-i-o-n-a-l de Rutger Hauer.

Los espíritus del Eresma

Fue este verano cuando descubrí el río Eresma. Todavía no he logrado reunir el tiempo suficiente para terminar de escribir la crónica de aquel par de jornadas tras las truchas de su escenario deportivo, entre Boca del Asno y el coto de Valsaín. Espero hacerlo en breve.

Pero a principios de octubre pude volver, no para pescar, si no para pasar una agradable jornada con la familia. Ocasión que no desaproveché para dedicarle algo más de tiempo a la fotografía de este magnífico lugar. La fortuna estuvo de mi parte y ante mí aparecieron los espíritus del Eresma.

Río Eresma #1

Río Eresma #2

Río Eresma #3

Río Eresma #5

Río Eresma #4

Río Eresma #7

“Captura y Suelta”… pero con cabeza

Este es el título de un interesante artículo publicado por Emilio Roy en la revista Danica (Nº50). Dedicado a indagar en la práctica de la captura y suelta en la pesca deportiva, pretende además concienciar de la importancia de realizar el proceso correctamente, ya que ésta aunque necesaria no es por sí sola suficiente. Recomiendo encarecidamente su lectura para conocer más detalles tanto sobre la parte que afecta al pescador, como de los estudios realizados sobre la implantación de esta modalidad en los ríos.

Son muchos los factores que pueden producir daños en el pez lo suficientemente severos como para que muera como consecuencia de su captura. Desde la clavada, al tiempo expuesto fuera del agua, es importante conocer que existen riesgos para la vida del pez en todas las fases. Ver como el pez se aleja a toda velocidad, aunque es una buena señal, no es ninguna garantía para su supervivencia.

Si queremos minimizar el riesgo de muerte del pez, así como de los daños producidos al mismo, es importante tener en cuenta como contribuyen los siguientes efectos durante la captura y suelta. El siguiente diagrama ilustra un resumen del contenido del artículo. Como se indica en el mismo, está basado en el estudio titulado “Understanding the Complexity of Catch-and-Release in Recreational Fishing: An Integrative Synthesis of Global Knowledge from Historical, Ethical, Social, and Biological Perspectives” (Robert Arlinghaus, Steven J. Cooke, Jon Lyman, David Policansky, Alexander Schwabf Cory Suski, Stephen G. Sutton & Eva B. Thorstad ), que fue publicado en Reviews in Fisheries Science (Volume 15, Issue 1-2, 2007).

Posibles consecuencias de la captura y suelta en la pesca deportiva

Video: Coto de Pesca de Alós de Balaguer

En esta dirección, de limpieza y recuperación, deberían evolucionar muchos ríos de este país… un gran ejemplo.

Pesca en Alós de balaguer de Nómada Producciones en Vimeo.

Motivo número 5 para la “Captura y Suelta”

Logramos que se recuperaran en parte algunas especies, para que ahora se esquilme todo

Si no cambian algo, en cuatro años nos quedamos sin peces

Algo que tiene que cambiar o nos quedaremos sin truchas ni salmones

José María García Bouza, ribereño de San Tirso de Abres e impulsor de la recogida de firmas para que “Puente San Tirso”, el que fuera durante 15 años coto sin muerte del río Eo, vuelva a serlo después de que el gobierno de Álvarez Cascos lo haya convertido en pesca libre.

Más información: Los pescadores del Eo promueven la pesca sin muerte en un coto ahora libre

Motivo número 4 para la “Captura y Suelta”

No parecen muchos [los 1504 salmones capturados] si lo comparamos con los salmones pescados en otros países, donde por suerte la cantidad de salmones que entran en sus ríos es bastante más elevada que en los nuestros y en donde desde hace muchos años, ven no en el salmón si no en los pescadores de todo el mundo que a estos países acuden, una gran fuente de riqueza económica y que casualidad que en casi todos ellos se cuentan los salmones que entran en los ríos y que casualidad también que en casi todos se practica la pesca sin muerte.

Marcelo Verdeja, en su artículo 1504 publicado en su blog Salimos de Pesca, en referencia al número oficial de salmones pescados en la temporada 2012.

Motivo número 3 para la “Captura y Suelta”

Sobre la escasez de los ejemplares grandes sólo diré que es nuestra obligación devolver en las mejores condiciones todos los ejemplares al agua para que esta población sea cada vez mayor. Si matamos una trucha de dos kilos, será imposible que alcance los cuatro, así que no se apodere de vosotros ese ansia por mostrar el trofeo conseguido y sí por querer volver a pescar un ejemplar aún más grande.

Alex Ríos, en su artículo Truchas con vinilo aparecido en el número 188 de la revista Feder Pesca (Junio 2012).

Personalmente añadiría que el ansia por mostrar el trofeo podemos (y debemos) calmarlo, en todo caso, con una simple fotografía en el momento de la captura. Unos segundos antes de su suelta. Y en cualquier circunstancia, valorar que siempre es más importante vivirlo que contarlo.

Motivo número 2 para la “Captura y Suelta”

La idea más simple; si rompemos el ciclo del salmón, el salmón desaparecerá.

Carlos Rodríguez, en su artículo Underwater People aparecido en el número 13 de la revista online Flymage (Junio 2012).

Y en la misma línea, Marcelo Verdeja escribía hace unos días el artículo Gestionando la Miseria en su blog, Salimos de Pesca.

Motivo número 1 para la “Captura y Suelta”

Campaña Catch & Release de Rapala

¿Por qué devuelves los peces? ¿Qué sentido tiene ir a pescar si no te los llevas a casa?

Desde que he decidido seguir el camino de la captura y suelta, estas preguntas son las que más realizan de entre quienes me rodean. Lo sorprendente es, que la mayoría de ellas, no son pescadoras. Y nunca lo han sido. Tal vez el primer obstáculo que encuentra este movimiento conservacionista es la propia sociedad. Asumimos, y también transmitimos, que la pesca tiene el claro objetivo de capturar peces para comerlos. Es así de simple, porque siempre ha sido así durante siglos. No hay nada que reprochar, ni nada de lo que arrepentirse. Pero la realidad de nuestros ríos y mares no puede estar al margen de nuestras acciones.

Dependiendo del interlocutor, el momento y las ganas uno se explaya más o menos con su lista de motivos; su propio ideario. Pero en cualquier caso, son tantas las razones que podemos esgrimir aquellos que hemos decidido tomar este camino, que he creído interesante ir publicando en este blog aquellos testimonios que encuentro; libros, revistas, internet, compañeros de afición…

He querido empezar con un extracto de Barbos, carpas y otros ciprínidos con mosca de Ángel Luis Delgado Cortés, libro editado por Tikal que acompaña al último número de Trofeo Pesca. No he comenzado a leerlo, en el sentido estricto de la palabra, pero me he permitido el lujo de perderme unos minutos por sus últimas páginas. Este es el motivo de su autor:

Necesito pensar que ya nadie, en esta España del 2000, necesita comer de lo que le da el río, pues sólo eso podría justificar el terminar con la vida de un hermoso pez. Quiero pensar, necesito creer que mis hijos disfrutarán de una naturaleza que conviva en armonía con el hombre, y deseo que este libro, aunque mínimamente, contribuya a que algunos aprendan a amarla mientras pescan.