Viaje de Pesca – Polonia, río Dunajec (I)

Viaje de Pesca a Polonia

Siete días, siete, completamente dedicados a la pesca a mosca. La premisa ya era increíblemente atractiva por si sola. Al menos para alguien como yo que nunca antes había conseguido empalmar siquiera dos días de pesca consecutivos. El destino: Polonia. Durante toda una semana pudimos acompañar a Dani García (Adams) a la región sudeste del país donde se encuentran los ríos Dunajec y San, un referente internacional de entre los destinos de pesca a mosca ubicado en el maravilloso entorno natural de los Cárpatos. Un viaje alucinante cargado de naturaleza, paisajes montañosos, compañerismo, risas… y ¡pesca a mosca!

En esta primera entrega de las crónicas sobre Polonia, iremos primero al sur de Cracovia, hasta el pie de los montes Pieninos, donde le daremos el encuentro al río Dunajec.

El río Dunajec

Lo primero es lo primero, las presentaciones:

“El río Dunajec es un destacado río que discurre por el sur de Polonia, afluente del Vístula, con una longitud de 274 km (14º río de Polonia). Nace en Nowy Targ en la conjunción de dos cortos ríos de montaña, Czarny Dunajec y Biały Dunajec (Dunajec Negro y Blanco). Tiene una cuenca hidrográfica de 6804 km² (4852 km² en Polonia y 1952 km² en Eslovaquia), y forma la frontera entre Polonia y Eslovaquia durante 27 km en las montañas Pieniny Środkowe (eslovaco: Centrálne Pieniny), al este del embalse de Czorsztyn.”
Fuente: WikiPedia

Al pie de los Pieninos, el Dunajec es un río ancho, imponente en ocasiones, que ofrece innumerables posturas de orilla a orilla. En algunos tramos son numerosas las rocas que salpican el paisaje, haciendo más evidente las zonas querenciosas para los peces. En otras zonas, sin embargo, aunque el mismo número de grandes rocas está presente, éstas quedan tapadas por el curso del agua, y será necesario hacer una inspección previa del área desde una posición elevada, así como leer las corrientes para identificar las mejores zonas donde colocar nuestras moscas. Vadear no es complicado si tenemos la precaución de dar pequeños pasos para no tropezar con las grandes rocas sumergidas. Aun así, el bastón de vadeo no es un accesorio que sobre, al contrario, es recomendable.

Las truchas, los tímalos y el hucho son las especies principales que pueblan estas aguas, aunque además nos encontraremos con los “chubs, esos ciprínidos también conocidos como “cachos de grasa” o bagres, con sus características aletas anaranjadas.

La base de operaciones

Llegamos al alojamiento de noche. Lo que vemos nos gusta, y mucho. Una bonita y cómoda cabaña de madera a pie de río, con WiFi, barbacoa y mesas donde poder comer o preparar u ordenar el equipo de pesca, antes o después de las jornadas. Al ser ya noche cerrada no podemos disfrutar de las vistas del entorno, así que tendremos que esperar hasta la mañana siguiente para poder contemplar al Dunajec.

Alojamiento en Polonia (Dunajec)

Igor, Jose y yo. Base de operaciones en el Dunajec (foto: Dani García)

Pero con el sol entrando por las ventanas a pleno rendimiento a las 4am, el nuevo día se nos vino encima en un abrir y cerrar de ojos. Y ¿qué haces cuando a las cuatro de la mañana te despiertas y la luz inunda completamente la habitación, mientras escuchas el continuo rumor de la corriente del Dunajec? Pues después de haber cruzado volando media Europa pasando por Francia, Suiza, Austria, Alemania y República Checa hasta llegar a Cracovia, y luego recorrer en coche las carreteras de Polonia durante tres horas, sencillamente saltas de la cama y bajas corriendo al río. En pijama, por supuesto. Y pudimos confirmar que el lugar era perfecto. Solo era necesario atravesar una puerta situada en la valla trasera, y ya estabas en el río.

Alojamiento río Dunajec

El alojamiento perfecto junto al río Dunajec. Si, eso que se ve detrás de la valla es el río…

Minuto Uno

La ancha corriente del Dunajec en este tramo, de entre cuarenta y cincuenta metros, describía una amplia curva. Nosotros estábamos en el interior de la misma. Infinitas posturas, al menos en nuestras cabezas. Con una sonrisa de oreja a oreja, llevé a cabo un par de estiramientos —síntoma de hacerse mayor— sin quitar ojo a las corrientes, y me precipité de nuevo a la cabaña para calzarme el vadeador —y no fui el único—. Puede parecer pura ansia, pero era cuestión de aprovechar la ocasión, de no desperdiciar la libertad real de poder ponerse a pescar antes incluso de pensar si quiera en el desayuno. Simplemente porque se podía. Una sensación maravillosa.

No pasarían más de veinte minutos antes de que Dani viniera a poner un poco de cordura y organizar la jornada debidamente. En aquel pequeño rato ya pudimos estrenarnos, sacando alguna trucha y tímalo a apenas 20 metros de distancia de la cabaña. El momento ya había llegado, lo estábamos viviendo, y por delante teníamos dos días y medio de pura pesca con mosca en el Dunajec. Muy distintos escenarios, muchos peces y muy pocas horas de sueño. Todo eso os lo contaré en la próxima entrega.

Trucha del río Dunajec

Preciosa trucha del río Dunajec

Mientras tanto, si conoces Polonia, el río Dunajec, tienes pensado ir a pescarlo, o simplemente has revivido algún momento especial sobre alguno de tus viajes de pesca, deja un comentario contando tu experiencia. Si te ha gustado esta primera parte de la crónica, aterrizando en Polonia, dale al like, comparte el artículo, subscríbete al blog… lo que sea para que lleguen tus buenas vibraciones a este lado.

Un saludo a todos, ¡hasta pronto!

  1. MiguelB

    Gran río el Dunajec, uno de mis preferidos de Polonia. Sin duda su gran momento es el otoño, con los tímalos comiendo en superficie durante casi todo el día y con los bosques de mil colores. Creo que cualquiera que haya pescado por allí reconoce perfectamente tus palabras.
    Un saludo

    Le gusta a 1 persona

    • David Díaz

      Octubre debe ser todo un espectáculo, desde luego. Todos los pescadores con quienes pudimos hablar allí coinciden en eso. Es el gran momento del tímalo para pescarlo a seca! Y va a ser difícil no poder confírmalo a corto plazo. Eres afortunado Miguel! Un saludo!

      Me gusta

    • David Díaz

      Gracias Mario! Con muchas ganas de seguir contando… y ojalá sirva para que alguien se pueda sentir animado a viajar alguna vez a Polonia a disfrutar de unos días de pesca.

      Miguel, que lo conoce bien, lo confirma en un comentario anterior! La idea de una visita en Octubre, para disfrutar a tope de los tímalos… no es mal plan!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s