Río Aravalle – Inicio de temporada 2017

Fecha: Marzo de 2017
Lugar: Río Aravalle, Ávila (Castilla y León)
Objetivo: Salmo Trutta

Mucha ilusión y pocos peces, es el resumen de la primera jornada truchera de la temporada 2017. En realidad lo de “pocos peces” no es más que un eufemismo. El bolo fue total.

Cumplo así con lo que ya viene siendo para mi una tradición: estrenar la temporada con resultados desastrosos. Ya solo se puede ir a mejor.

Pasar un par de días en Gredos con la familia y amigos podría parecer un plan premeditado para forzar el arranque de la temporada, pero nada más lejos de la realidad. Una casa rural en la localidad de Umbrías, con el río Aravalle a tiro de piedra, hicieron posible en realidad poder acudir a la cita de la apertura en el río. Serían apenas unas horas durante una de las mañanas, pero después de estos meses de espera, eso es más que suficiente para combatir “el ansia”.

Río Aravalle

Chorreras del Aravalle I (coto SM), a la altura de Retuerta (Umbrías)

El coto, Aravalle I (SM), era desconocido para mí, y la poca información que en Internet hay sobre él, en realidad no invitan demasiado a decidirse por pagar un sobrante. Aún así, apuesto por él, para aprovechar al máximo la proximidad del alojamiento a la vez que saciar esa necesidad de investigar nuevos destinos (aún muchos por delante).

Río Aravalle

Las aguas del Aravalle presentaban unas condiciones idóneas

La mañana se presenta fría (dos bajo cero), pero las aguas cristalinas y de caudal apropiado dibujan un escenario prometedor. Apuesto todo a ninfas, tanto que por primera vez dejo la caja de secas en casa (y hablo de Madrid, no de la casa rural). El tramo elegido, junto a Retuerta (anejo de Umbrías), donde hace cuatro años existía una presa hoy ya derribada. Por las posturas del tramo, el acierto es total, corrientes y pozas profundas en las que hacer derivar las ninfas, una y otra vez, y otra, y otra. Perdigones, pelo… nada. No hay picadas, actividad nula. La temperatura al menos sube, hasta llegar a superar los 20 grados… y el sol, agradable, hace que estar en el río con este panorama sea más llevadero. Pero tampoco localizo los peces, ni veo que se espante alguna trucha a mi paso. Ni una sola. La preocupación por el bolo crece tras cada lance, para convertirse luego en decepción, algo de culpabilidad por no haber apostado por otros ríos de la zona, como el Barbellido, del que tenía gratas experiencias la temporada anterior.

Río Aravalle

La desaparecida presa de Umbrías deja tras de sí una poza a los pies de esta peña que se levanta sobre una curva doble

El debate pues se reduce a sí estamos ante la clásica escasa/nula actividad de los peces en esta época, o si por el contrario, el Aravalle aún sufre las consecuencias de la fuga de lodos ocurrida durante el derribo de la presa, hace cuatro años, causante de la muerte de una gran población truchera. Lo que es seguro es que ningún guarda vino a solicitarme licencia y permiso, y eso tal vez contribuye a alimentar las sospechas. Mi opinión hoy es más próxima a pensar que el coto no goza de una buena salud, pero ojalá no sea más que la estúpida justificación de un bolo, y que los que conocéis bien este río/tramo podáis en breve convencerme de lo contrario. Mientras tanto, al resto os recomendaría buscar otros destinos en 2017.

Río Aravalle

Cabecera de la poza de la peña (es de esperar que, para quienes conocieron la presa, esta imagen sin duda tenga un valor mayor)

  1. PescataMinuta

    Lástima Dávid, el arranque siempre es ilusionante y empezar así de pega el bajón. No obstante, piensa que a todos nos pasa en más de una ocasión, el frío, la lluvia, los propios peces, que no están por la labor…. No desesperes, queda muchísima temporada y te resarcirás seguro. Un abrazo! PD. Bonito escenario

    Me gusta

  2. Mario GC

    Muy bien relatado como siempre David, creeme que haces que nos pongamos en situación fácilmente y es de agradecer. La verdad es que son ríos complicados, hace un par de año estuve trabajando por Gredos y pude fijarme en muchos ríos y arroyos que vierten tanto al Tormes como al Alberche y tengo que decir que, para mi sorpresa, se veían truchas, eso sí pequeñas, pero me sorprendió gratamente ver peces en ríos que cruzas de un salto.

    Ojalá sea como dices, día de nula actividad o truchas apagadas y recelosas como nos pasó en Segovia a nosotros, pero bueno, queda mucha temporada y seguro que vienen buenas jornadas,

    un saludo!

    Me gusta

    • elreypescador

      Muchas gracias Mario! Reconforta saber que estas narraciones llegan con buena salud al otro lado de la pantalla.

      Se de buena tinta que hay repoblación de alevines aguas arriba, en los tramos vedados del Aravalle, así que en el peor de los casos, el río estaría aún en proceso de recuperación… y en el mejor de los casos, pues nula actividad, muy esquivas, yo muy torpe, o de todo un poco… Aunque ya es todo un tópico, poder estar en el río ya es una recompensa… y desde luego que vendrán mejores!

      Un saludo!

      Me gusta

  3. Pingback: La primera trucha del 2017 | elreypescador.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s