Etiquetado: rio

El Gándara, Jose y yo

Flyfishing Río Gándara (nymphing)

Fotografía: Río Gándara / © David Díaz, 2018

La humedad entraba en mis pulmones con cada bocanada de aire, cargada del aroma a tierra mojada. El cielo tenía el color del acero, pero aquí abajo, en el río, el verde de los árboles y de los helechos lo envolvía todo. Las gotas de lluvia repicaban sobre el tejadillo de mi gorra negra —una de esas Nike dri-fit que transpiran de maravilla—, y la llevaba a su vez cubierta con la capucha del chubasquero, dejando solo asomar la larga visera.  Descansaba sentado sobre una de las muchas rocas que había salpicadas por todo el río, una próxima a la orilla. Tenía las piernas dentro del agua hasta casi la altura de las rodillas. Las botas y el vadeador me mantenían seco, y me relajaba mirando los chorros de agua cristalina y las corrientes que arrastraban río abajo las hojas y los anillos concéntricos creados por el impacto de la lluvia. Al incesante murmullo del río se sumaba, desde ambos lados del desfiladero, el sonido de la vegetación que era abatida por el aguacero.

Jose estaba en mitad del río, de pie, refugiado dentro de su impermeable verde. Hacía derivar un perdigón por entre los chorros, remontándolo una y otra vez río arriba con un movimiento de puntera de su caña. Estaba totalmente concentrado en su mecánica, esa que parece simple y aburrida, excepto a los ojos de un compañero pescador. Mientras con una mano guiaba la caña para seguir la deriva de la ninfa, con la otra sujetaba con delicadeza el hilo, dejándolo así conectado con su sistema nervioso. Resultaba evidente su estado de alerta, de predisposición, ante la posible picada de un pez.

Efémera / Ephemeroptera

Fotografía: Ephemeroptera (Baetis fuscatus) / © David Díaz, 2018

Sentado en aquella roca, ya me había convencido de que las truchas estaban ausentes. Las habíamos visto cebarse aguas abajo de la presa, en el coto. Pero aquí, en la zona libre, podía percibir aquel vacío. Jose y yo no habíamos intercambiado una sola palabra en los últimos diez minutos. Habíamos estado remontando el río durante un par de horas, probando suerte en todos los chorros y pozas. Ni una picada. Ni una sola sombra fugándose veloz a nuestro paso. Cruzábamos las miradas, y nos encogíamos de hombros. Tuve la sensación de que nos habíamos colado sin invitación. Aquel era un lugar mágico en el que uno no podía irrumpir sin más. Me pareció que así me lo echaban en cara algunas criaturas del Gándara que se acercaron hasta donde yo estaba, mientras Jose, incansable, rebañaba todos los rincones de la postura. Supongo que una vez hechas las presentaciones, y declaradas las buenas intenciones, podremos volver otro día y disfrutar de mejor aceptación. Espero que ocurra pronto.

Babosa (Arion ater)

Fotografía: Babosa (Arion ater) / © David Díaz, 2018

Como “leer las agua” de un río para localizar truchas

Un video indispensable para los que se inician en la pesca de salmónidos. Presentado por Tom Rosenbauer, este capítulo llamado “Reading the Water”, de la serie The Orvis Guide to Fly Fishing,  aborda las principales posturas donde podremos encontrar a las truchas a lo largo de los diferentes tipos de masas de agua en las que podemos pescar.

Cascada de Tobalina

De vuelta al Jerea (Merindades de Burgos) para detenerse esta vez en la localidad de Pedrosa de Tobalina, concretamente en su famosa cascada. Para el que se lo pregunte, si, es un tramo pescable, pero habrá que sortear visitantes y bañistas… en verano lo habitual es ver a los “mozos” saltar la cascada… y no es menos cierto que eso puede ser igual de irresistible que poder lanzar una ninfa :)

 
Cascada de Tobalina

Una imagen: El río Jerea

Bueno, en realidad dos imágenes. Me cuesta decidir entre ambas.

En la localidad de San Pantaleón de Losa, ubicada en la comarca de Las Merindades (Burgos), se erige la peña Colorada. Cualquier viajero que se acerque a este rincón burgalés no podrá resistir la tentación de subir a ella, bien sea para visitar la ermita de San Pantaleón o para disfrutar de una magníficas vistas del Valle de Losa.

Desde las alturas podemos ver como el río Jerea recorre el valle desde un extremo al otro, abrazando este “peñón” sobre el que reposa también la leyenda del Santo Grial.

Con esta visión del río quedo en paz con un Jerea que hace ya algo más de un año me dejaba un sabor agridulce en la apertura de la temporada  2015. Nada como tomar distancia para ver las cosas con otro color.

Río Jerea - San Pantaleón de Losa

Sin título

Los ceñajos del río Cabriel

No os digo nada nuevo al reafirmar que las mejores jornadas son aquellas que disfrutamos en buena compañía. Y de una de ellas, la de los ceñajos del Cabriel, junto a Antonio (PescataMinuta.es) y Miguel Ángel, tenía todavía pendiente publicar algunas de las imágenes más significativas de cuantas había conseguido capturar con la cámara ese día.

Desde aquí un saludo para los dos, y esperando que podamos repetir, más y mejor.

El Trueba

Terminada ya, al menos para mí, la temporada truchera 2015, el río Trueba se mantiene firme en su condición de río maldito para mi fortuna como pescador. Recorre una de las regiones más hermosas del país, las Merindades de Burgos, a la que todos los años tengo hasta ahora la suerte de regresar descendiendo la Mazorra y atravesando el cañon del Ebro. Hasta el año que viene, querido Trueba.

Sin título

Una imagen: El Tera

A su paso por “Camarzana de Tera”, donde se encuentra el EDS, el río nos regala sin pedir nada a cambio. 

El sonido de las aves que amanecen junto a él resuena inevitablemente en mi memoria auditiva al contemplar esta imagen. Un billete de vuelta siempre disponible en mi teléfono móvil.

 Río Tera 

Video: Flood Water

Tres cosas me han gustado de este video:

  1. El río: ¡me encantaría pescar en uno así!
  2. Las peleas que ofrecen esas truchas
  3. Ver como “el prota” lleva la sacadera en un “sling pack” (bandolera) como el mío

Video: An Alpine Delicate

Las truchas de este río de montaña del sur de Austria no se resisten a las moscas del protagonista de este video. La estética un tanto “hipster” es un poco de aire fresco entre tanto video “estilo Montana”, por llamarlo de alguna forma (ya sabéis a que me refiero). Pero al mismo tiempo aporta bastante información útil al mostrarnos donde/como presenta el bueno de Wolfgang sus imitaciones.

De lo que más me ha gustado últimamente.