Etiquetado: guia

El Lance Práctico en la Pesca a Mosca

El Lance Práctico en la Pesca a MoscaTítulo: El Lance Práctico en la Pesca a Mosca
Autor: Manuel Iglesias
Editorial: Sekotia
Colección: A Mosca
Formato: 210 x 225 cm,
Número de páginas: 74 páginas
Material adjunto: curso visual en DVD
ISBN: 978 84 96899 07 0

En la era de Internet, con todos los recuros on-line disponibles, ¿merece la pena comprar un libro como este? O es mejor estudiar los inagotables videos y tutoriales de la red? Hay algo extraño, viciado, en nuestra sociedad que nos conduce a este dilema en muchas ocasiones. Una mezcla entre la cultura de lo gratuito, que damos por sentado que conforma la base de Internet, y el estúpido mensaje de que lo electrónico, lo digital, tiene forzosamente que acabar con todo lo existente.

Si, claro que merece la pena adquirir “El Lance Práctico en la Pesca a Mosca”. Y mucho. Primero de todo, porque el dilema planteado no refleja mas que un prejuicio, y no una duda objetiva. Amén de que casi siempre dejamos fuera de la ecuación la variable esfuerzo/tiempo invertido en la investigación autodidáctica surfeando por la red. Hacer el ejercicio de “monetizar” nuestro tiempo libre invertido – como hace cualquier empresa – es algo revelador a la hora de tomar una decisión sabia. Pero fundamentalmente porque con este libro cualquiera puede aprender lo básico del lance a mosca (yo lo conseguí, ergo…). ¿Y acaso no es ese el objetivo que buscamos?

El libro avanza desde lo más fundamental en el manejo de la caña, hasta las técnicas más avanzadas que podrán tanto ayudarnos a salir del paso en situaciones complicadas como a realizar buenas presentaciones. Ojo, no hay magia, no estoy diciendo que despues de leer el libro ya se sepa hacer todo lo expuesto (¡ojalá!), sino que los lances se explican de manera clara, directa y concisa; justo lo que necesitamos para inmediatamente poner en práctica los ejercicios. Práctica, práctica y más práctica, durante lo que nos pueda quedar de vida mosquera… Diría que es un arte bastante similar al de tocar un instrumento musical: nunca se practica demasiado, nunca es suficiente, siempre se aprende más.

El valor añadido que aporta su autor – Manuel Iglesias – respecto al resto de libros similares, es tal vez la clave del éxito del libro. A parte de su experiencia y las claras descripciones para realizar los lances, el DVD con los videos de todos los ejercicios cierra el círculo. Si hay alguna duda sobre el lance/ejercicio que estamos leyendo, sobre su ejecución, sobre el resultado esperado, quedará disipada al ver el video.

Conclusiones de un novato

Cuando decidí iniciarme en la pesca a mosca, tenía claro que aprender y practicar el lanzado iba a ser algo que requeriría esfuerzo, práctica y paciencia. Si bien tengo pendiente buscar alguien con experiencia que pueda ayudarme a mejora y asentar las bases, adquirir un método de autoaprendizaje como este es un requisito mínimo y necesario. Tras leer la secciones básicas del lanzado, no sin cierto miedo y preocupación, me encaminé directo a unas lagunas cercanas – zona amplia y despejada – donde conseguí despues de tres horas de prácticas, ejecutar lances con mi flamante nueva caña de pesca a mosca.

Luego desde mi experiencia no puedo más que recomendar este libro a aquel que quiera iniciarse en el lance a mosca a través del autoaprendizaje, dejando también claro que el libro aporta mucho más que una simple iniciación. Es un libro sobre el que volver una y otra vez, una referencia para comprobar de vuelta del río si hemos estado ejecutando bien los lances, consultar las opciones que tenemos para superar las dificultades experimentadas durante la jornada de pesca, o ir avanzando hacia ejercicios más complejos. Y en última instancia, nos dará los conocimientos necesarios para buscar en Internet esas “clases extraescolares” que no vienen en el libro, racionalizando el tiempo invertido, sabiendo que buscar, en lugar de dar palos de ciego cuando en realidad necesitamos una guía secuencial, ordenada, que nos ayude a despegar.

Lance practico en la pesca a mosca (+DVD)

El peso de la pesca a mosca

el-peso-de-la-pesca-a-moscaTítulo: El peso de la Pesca a Mosca
Subtítulo: Técnicas y aprendizaje de la pesca con ninfa en río.
Autor: Josetxo Martínez
Editorial: Sekotia
Colección: A Mosca
Formato: 210 x 240 cm
Número de páginas: 144 páginas
ISBN: 978 84 96899 87 2

Imagino que como cualquier recién iniciado a la pesca a mosca, podría decir que mis primeros esfuerzos han sido casi exclusivamente para la pesca a mosca seca. Ahora lo veo como algo lógico, pues no solo se trata de una técnica muy atractiva, por las picadas en superficie, sino también porque la técnica del lanzado se debe en gran parte a ella.

Afortunadamente luego llega la realidad, y descubres que las truchas también muestran tanto o más interés por alimentarse bajo la superficie. Y como queremos disfrutar de la pesca, hay que ponerse manos a la obra y documentarse sobre el arte de la pesca a ninfa, que es de lo que trata este libro. Bueno, para ser honestos primero se pierde bastante tiempo intentando pescar a ninfa en el río hasta que los resultados te obligan a tener que buscar una buena guía, una referencia que pueda aclarar las bases de esta técnica (y desterrar también los errores que cometemos).

Tras buscar varias recomendaciones en Internet, me decido por “El peso de la pesca a mosca“. Un autor de reconocido prestigio, una editorial entregada a la publicación de una gran colección, y todo ello de ámbito nacional… que es precisamente el escenario de pesca para el que buscamos ayuda. Y ahora que he terminado el libro puede decir que las espectativas se han cumplido.

En la ficha del libro que ofrece la editorial (ver enlace al final del artículo) reza el siguiente “argumento comercial”:

El lector y aficionado podrán encontrar los siguientes contenidos, entre otros:
1) El equipamiento mínimo necesario para poder acometer con éxito esta técnica de pesca.
2) Los bajos de línea indispensables para ejecutar las técnicas.
3) Los parámetros de hundimiento básicos para controlar el peso y profundidad de pesca.
4) Las ninfas: modelos y validación por peso y tamaños.
5) Técnicas de pesca en corta, media y larga distancia.

Es un preciso sumario de lo que vamos a poder recorrer a lo largo de su lectura. El autor no realiza un estudio exhaustivo y detallista, sino que desarrolla los objetivos anteriormente citados sin rodeos, con un gran pragmatismo. Personalmente creo que esa es la mayor virtud de este libro. Desde la perspectiva de un novato – la cual puedo ejercer de pleno derecho -, “El peso de la pesca a mosca” es una fuente de conocimiento básica para aquellos que necesitabamos poner orden a todos los conceptos y técnicas que podemos leer en numerosos medios sobre la pesca a ninfa. Información básica pero no simplista. La información que contiene es una extraordinaria base sobre la que construir con éxito nuestra técnica. El autor parece haber conseguido destilar su experiencia para escribir una obra que contiene la esencia de lo importante, de lo que cuenta.

No puedo hablar por los expertos, pero algo me dice que incluso para los avanzados en la pesca a ninfa el libro de Josetxo, como poco, ayudará a consolidar conocimientos.

Conclusiones de un novato (de eso sí puedo hablar)

Me gustaría compartir algunas de las principales conclusiones – personales, por supuesto – a las que he llegado tras devorar toda la información de Josetxo Martínez. Tal vez más de uno ya habréis pasado por esto.

1) Respecto al equipo:
Caña de 10 pies, mínimo. Y es así… las limitaciones experimentadas a pié de río son confirmadas y justificadas en el libro. Esos “sesenta” centímetros de distancia que se ganan con ese pie extra los he echado de menos con mi caña de 9 pies.

2) El bajo:
Por fin puede entender que tipo de bajo es el necesario para una pesca a ninfa polivalente. Hay más de un millón de recetas en Internet que funcionan de maravilla para escenarios particulares, pero justamente necesitaba conocer un resumen de las tipologías en base a materiales primero y respecto a las técnicas de pesca en segundo lugar. En resumen un bajo cónico de nylon + varios tramos decrecientes (anudados) de tippet, con el objetivo de conseguir aproximadamente una longitud del doble de largo de nuestra caña: ese será mi bajo durante el resto de temporada.

3) Las técnicas de pesca a ninfa:
Justamente de acuerdo al bajo de línea descrito anteriormente es cuando encajan a la perfección las técnicas que describe Josetxo:
– Corta distancia: sin sacar línea del carrete, usando únicamente el bajo (de ahí la longitud necesaria del mismo – doble de la caña)
– Media distancia: sacando apenas unos centrímetros de línea por la puntera de la caña (para que ésta no tire hacia atrás del bajo y se lo lleve hacia el carrete)
– Larga distancia: única técnica en la que la línea apoyará sobre la superficie del agua.

4) Las ninfas:
Gracias Josetxo por la extraordinaria clasificación de las mismas. Me quedo con dos grandes aspectos a poner en marcha de ahora en adelante.
– Respecto al tamaño: a muchos les parecerá obvio, pero casi lloro de alegría al poder acotar los tamaños de anzuelos/ninfas que voy a emplear. Ninfas medias (12-14) y microninfas (16-18)
– Respecto al peso: pesar y organizar las ninfas de acuerdo al mismo en la caja de moscas.

Estas son mis conclusiones más importantes (reveladoras para un novato como yo), pero hay muchas más, por lo que os recomiendo encaredicamente su lectura a los que os estáis iniciando en la pesca a ninfa. Sin duda un libro básico que hay que tener en la biblioteca “mosquera”.

El Peso de la Pesca a Mosca

Elegir caña de pesca a Spinning (II)

Cañas de Spinning St. CroixLongitud, potencia y acción son los factores a considerar si queremos tener éxito en la elección de nuestra caña de pescar. En la descripción de estas tres características lo habíamos dejado en el artículo anterior, así que entremos directamente en materia.

Longitud

Longitud de la caña de pescar

La longitud de la caña afectará en primer lugar a la maniobrabilidad de la misma y a la comodidad de uso. Es evidente que en zonas con mucha cobertura vegetal será difícil realizar lances con una caña excesivamente larga, ya que estaremos limitados en movimiento. No será igual de cómodo pescar en lagunas o pantanos de orillas despejadas que en ríos con difícil acceso a la orilla y pocas zonas descubiertas.

Teniendo presente lo comentado respecto a comodidad-maniobrabilidad, entraremos a valorar el eje técnico de la longitud de la caña: la distancia de lanzado. A mayor longitud de la caña, mayor será la distancia que alcance nuestro señuelo. Por el contrario, una longitud menor nos proporcionará mayor precisión en lances de corta distancia (de apenas unos metros).

En el mercado encontraremos que la longitud también viene expresada habitualmente en pies y pulgadas, luego será útil disponer de una tabla de conversión a mano – al menos al principio – para hacernos una idea de los tamaños indicados, siendo 1 pie equivalente 0,3048 metros. Una caña de 7′ tendrá una longitud de 2,13 m.

Antes de que nos decidamos sobre una longitud concreta en función de la distancia de lanzado, es importante decir que ésta no es el único factor que condiciona la distancia del lance. La potencia tendrá mucho que decir también al respecto.

Potencia

La potencia es un factor que encontraremos indicado mediante dos valores expresados en gramos u onzas, siendo de nuevo el sistema anglosajón el más encontrado en las marcas y modelos del mercado. Estos dos valores expresan dos límites, un valor mínimo y un valor máximo del peso total que una caña puede manejar con soltura durante el lanzado y sin riesgo de dañar la caña durante la acción del mismo.

Hay que tener en cuenta que este peso será el total de aquello que tengamos fijado al bajo de línea, es decir, del señuelo empleado. En el caso de técnicas como el montaje Texas o Carolina habrá que sumar el peso del señuelo (normalmente de vinilo) más el peso del plomo o jig (cabeza plomada) empleado. En cualquier caso el peso de anzuelos y grilletes queda totalmente descartado de dicho calculo (al igual que la propia línea).

Especificaciones tecnicas de una caña de pesca

Pese a que son varios los fabricantes de cañas que hoy en día ofrecen buenas garantías sobre sus productos, llegando en algunos casos a ser incluso de por vida, no es recomendable llevar al límite las capacidades de la caña. Aunque el fabricante habrá dado buena cuenta en las especificaciones para indicar límites inferiores a los realmente posibles – y evitar así el malestar de un cliente que juegue al límite de los mismos -, lo recomendable es movernos en valores algo inferiores al límite superior si queremos disfrutar durante largo tiempo de una caña en buenas condiciones. Superar el rango nos puede llevar, en el mejor de los casos, a producir roturas en las fibras que no son perceptibles a simple vista y que impactarán en su comportamiento.

¿Y que diferencia hay entre usar señuelos con pesos situados sobre el límite inferior respecto al límite superior? Pues desde el punto de vista técnico la diferencia estará únicamente en la distancia de lanzado. A mayor peso del señuelo (límite superior) mayor distancia alcanzaremos. Esto, junto con la longitud de la caña -como hemos visto anteriormente-, conforman los componentes clave para conseguir esos metros de lanzado deseados.

Para la pesca a spinning continental de especies como la trucha, el black-bass o el lucio, encontraremos como valores típicos los siguientes:

  • Límite inferior: entre 3 y 10 gramos
  • Límite superior: entre 12 y 40 gramos

También es habitual que, junto con las especificaciones en gramos u onzas de los límites inferior y superior, nos encontremos otro tipo de clasificación cuando se hace referencia a la acción de una caña, y que suele consistir en una traducción de dichos rangos de “potencia” en terminos de “dureza” o “sensibilidad” de la caña, ya que los mismos van a influir directamente en la fuerza (peso) necesaria para doblar o vencer la caña. Por norma general se establece la siguiente clasificación:

  • Ultra-Light (ultra-ligera, rango de potencia en valores muy bajos de peso, por ejemplo: 3-10gr)
  • Light
  • Medium-Light
  • Medium
  • Medium-Heavy
  • Ultra-Heavy (ultra-dura, rango de potencia en valores muy altos de peso, por ejemplo: 40-120gr)

Hay que advertir que no existe ninguna estandarización de esta clasificación, de forma que cada fabricante puede aplicar distintos criterios a la hora de etiquetar una caña como “light” o “medium”. De ahí la importancia de fijarnos en el rango de peso.

Es obvio por tanto que la potencia es un indicador del tipo de pesca, especies o tamaño de capturas con las que una caña en particular va a trabajar correctamente.

Acción

Por acción de una caña se entiende a la capacidad de respuesta de la misma ante una acción de fuerza – vencimiento – ejercida sobre ella. Es decir, la flexibilidad o capacidad de doblarse que presenta una caña ante una fuerza ejercida sobre la punta y el tiempo de respuesta – velocidad – necesario para retornar a la posición neutral.

Pese a que es un factor que mide tanto la capacidad de curvatura de la caña como el tiempo de respuesta necesario para volver al estado de reposo, habitualmente veremos que la unidad de medida empleada se expresa generalmente términos de velocidad. Así pues, una acción “Slow” significará una velocidad de recuperación hasta el punto de reposo lenta, y la caña se doblará desde el tercio inferior, describiendo un arco casi en la totalidad de la misma. Por el contrario, una acción “Fast” supone una velocidad de recuperación rápida, doblándose la caña en su tramo superior (puntera).

Tipos de acción de una caña de pescar

De nuevo hay que tener en cuenta que cada fabricante establece sus propias clasificaciones, existiendo también combinaciones de tipo “medium-fast”, “extra-fast”, etc… Llegando incluso a veces a “mezclar” conceptos, indicando en las especificaciones de algunas cañas la “potencia” de la misma como si de la acción se tratara.

La acción va a venir determinada por los materiales y procesos de fabricación (fibra de vidrio, carbono…) y en ella también influirán aspectos como la línea utilizada si ésta se mayor o menor a los rangos definidos por el fabricante. Es importante recordar que muchos fabricantes también indican los tipos de línea admitidos – respecto al peso de la misma -, algo que por ejemplo en el caso de las cañas de pesca a mosca es fundamental.

En resumen, la acción hace referencia a cuánto (y cómo) se doblará una caña cuando el pescador realice un lance o cuando haya un pez enganchado al otro extremo de nuestra línea. Una caña de acción “extra-fast” se doblará únicamente por la punta. Una caña “fast” lo hará en el cuarto superior de la misma. Una de acción “modarate-fast” doblará por el tercio superior. Una “moderate” lo hará por la mitad inferior de la caña. Y por último una caña de acción “slow” se doblará casi completamente, desde la empuñadura.

Por cierto, las cañas de acción “fast” permiten realizar lances más largos, y realizar clavadas más agresivas. Por el contrario, una caña de acción “slow” será más capaz de absorber la fuerza que realice un pez enganchado al final de la línea, reduciendo por ejemplo el riesgo de rotura.

Longitud, potencia y acción… esa es la clave para elegir correctamente la caña que buscamos. Y para ello, debemos conocer nuestros objetivos y forma de pescar deseadas.

Artículos relacionados:

Elegir caña de pesca a Spinning (I)

“Otros novatos vendrán que a mi en experto me convertirán” (me da la risa… perdón)

Este mal plagio del famosos refrán en realidad solo pretende resumir el objetivo de esta serie de artículos: que aquella investigación inicial que hice al comenzar en esto del lance ligero – hace poco – pueda ayudar al aún más novato que yo, es decir, al que que se quiere iniciar en la pesca a spinning en aguas continentales (agua dulce de toda la vida) y quiere saber que caña es la que mejor se ajusta a sus necesidades.

¿Qué caña elegir?

Si estos días tus búsquedas en Google se resumen en esto:

  • “recomendaciones caña spinning” (perfil comparador…)
  • “caña de spinning novato” (perfil humilde…)
  • “mejor caña de spinning rio” (perfil sobrao…)

Tal vez este artículo te pueda ayudar a saber qué factores debes tener en cuenta, o al menos que pasos seguir en tu investigación personal, para acertar con el equipo que buscas.

Excalibur: La megacaña

Si algo confirmé después de buscar en mil webs y foros, e incluso atreverme a preguntar en algunos, como Spinningmania – donde recibí buenos consejos -, es que no existe la caña de spinning universal que vale para todo.

“Busco una caña para pescar truchitas de alta montaña en primavera, y basses tamaño ‘tocho’ y lucios de 15kg en invierno. ¡Ah! y en verano no estaría mal intentarlo con atunes rojos y algún pez espada, ya que suelo veranear en la costa. A ser posible que no pase de 60 euros.”

En general siempre he huido de los cacharros que sirven para todo, pero es una tendencia normal intentar hacerse con un equipo que pueda aprovecharse en el mayor número de circunstancias al menor coste posible (exacto, porque la economía y la mesura mandan). Sin embargo lo sabemos bien: la especialización es un grado. Así que si lo que buscamos es una caña de pescar que cubra aceptablemente parte de nuestras expectativas, tendremos que priorizar y centrar los objetivos que perseguimos.

¿Qué pescar?¿Cómo?¿Dónde?

Seamos sensatos. Pensemos por donde queremos comenzar. Siempre habrá tiempo de ir creciendo o cambiando equipo:

¿Qué queremos pescar?

Básicamente, pensemos de forma realista en el tamaño medio de las capturas de las especies que pretendemos pescar (luego divide por dos esa cifra, que nos conocemos. Es broma.)

¿Cómo?

Identifiquemos el tipo de señuelos nos gustaría emplear y el tamaño/peso de los mismos. Por si no lo sabéis aún, el dicho dice: “señuelo grande, pez grande” (si los hay, claro). En realidad lo importante es que el peso de los mismos esté alineado con el tipo de caña que estamos pensando. Una caña de acción “light” (luego entraremos en esto) y potencia 5-25gr no va a poder con una Spinnerbait de 40 gramos. Y otra de acción “heavy” y potencia 10-40gr no tendrá la sensibilidad suficiente para señuelos de 3 o 5 gramos, e incluso de perder capacidad de lanzado.

– Es que tengo miedo de que una caña ultraligera no pueda con el truchón de 7kg que pienso pescar.
– Es posible, Mr. Fantasma, ¡¡pero la lucha será espectacular!!

¿Dónde?

Río, embalses y pantanos, lagunas… ¿Habrá mucha o poca cobertura vegetal en la orilla? ¿Pescarás desde embarcación?

Una vez respondidas estas preguntas, ya podréis acotar la búsqueda y recibir las correctas recomendaciones de aquellos que ya tienen horas de vuelo. En mi caso, estas fueron mis respuestas a dichas cuestiones:

¿Qué quiere pescar elreypescador?
Principalmente estoy interesado en las truchas, pero también tentar basses de tamaño pequeño/mediano.

¿Cómo?
Señuelos pequeños/medianos. Cucharillas, “rapalas” y vinilos. Más interesado en manejar correctamente los más ligeros (objetivo truchas, recordad).

¿Dónde?
Para truchas, prefiero los ríos. Y no tengo vadeador… desde orilla pues. Pero a embalses y lagunas también quiero ir, pues tengo unos cuantos alrededor (para black bass en primer termino y alguna arcoiris de intensivo también). Siempre desde orilla.

¿Coincidís conmigo? Genial!! Ya sabéis donde estoy, dadme un toque y organizamos alguna salida.

Testimonios. Consejos. Recomendaciones.

Una vez centrado, puse otra vez manos al teclado, para preguntar al oráculo San Google. Y estos fueron algunos de los “testimonios” que encontré. Así que aquí os los pongo, tal cual fueron paridos, al más puro estilo teletienda.

Para trucha

“Para trucha, si vas a pescar a spinning con cucharillas y demás en ríos, te recomendaría una de 6 a 7 pies, acción L, 3-15gr o similar”

“Donde yo suelo ir a pescar truchas es un coto intensivo, y éstas no suelen tener un gran tamaño y tampoco es que tiren demasiado, aunque supongo que alguna grande si habrá. Para ir allí utilizo cañas no demasiado duras de acción de 5 a 15 gr. para pescar cerca de la orilla y de 10-30gr para poder lanzar algo más”

“Una cañita hasta 10gr (como mucho), 190-240cm de largo y acción moderada…”

“Yo te aconsejo que compres una caña específica de trucha, que no sobrepase los 2 metros y acción no mas de 10-15 gramos. Yo utilizo una Diaflash 1,80 acción 3 a 15 gramos, sobre todo para lanzar cucharillas.”

“para pescar truchas yo utiliso este equipo: caña St.Croix Avid 2,4m; 1,75-8,75gr. […] super para truchitas de todos tamaños!! “

Para black-bass

“Para el bass yo te recomiendo si pescas de orilla una caña de 6,6 a 7′, es decir de 2 o 2,10 mts, accion mh, como dices ya que te valdra para todo tipo de señuelos que pongas”

“Creo que te podría ir muy bien una cañita de decarton, la ilicium clasic 2’10 m, 10-30 gr. Para el bass y pesca en mar te puede ser muy util, para la trucha ni idea”

“Para empezar a juguetear con los vinilos, yo te recomendaría una MH de 2.10m, es decir, algo de características más o menos similares a la Berkley que comentas. En ese rango de precios tienes algunas cosas interesantes, como las series Mojo Bass y Premier de St. Croix así como las Extreme de BPS. Estoy seguro de que apostando por cualquiera de estas no te vas a equivocar.”

“para spinning y siendo un pescador de orilla, yo me inclinaría por la Extreme monotramo de 7′ MH (1/4 – 5/8oz)”

Clarísimo, ¿verdad? Efectivamente, es normal sentir que estamos peor que antes. Eso es buena señal, acabamos de adquirir buena conciencia de nuestra ignorancia. Sin embargo esto no es del todo verdad, ya que si que empezamos a entender que deberemos tener claro qué son y en que influyen las siguientes características de una caña: longitud, potencia y acción. Para el que no tenga paciencia y no pueda esperar la continuación del artículo, recomiendo algunos enlaces donde se explica con todo lujo de detalle estos tres factores.

Artículos relacionados:

Elegir caña de pesca a Spinning (II)