Etiquetado: caña

El Lance Práctico en la Pesca a Mosca

El Lance Práctico en la Pesca a MoscaTítulo: El Lance Práctico en la Pesca a Mosca
Autor: Manuel Iglesias
Editorial: Sekotia
Colección: A Mosca
Formato: 210 x 225 cm,
Número de páginas: 74 páginas
Material adjunto: curso visual en DVD
ISBN: 978 84 96899 07 0

En la era de Internet, con todos los recuros on-line disponibles, ¿merece la pena comprar un libro como este? O es mejor estudiar los inagotables videos y tutoriales de la red? Hay algo extraño, viciado, en nuestra sociedad que nos conduce a este dilema en muchas ocasiones. Una mezcla entre la cultura de lo gratuito, que damos por sentado que conforma la base de Internet, y el estúpido mensaje de que lo electrónico, lo digital, tiene forzosamente que acabar con todo lo existente.

Si, claro que merece la pena adquirir “El Lance Práctico en la Pesca a Mosca”. Y mucho. Primero de todo, porque el dilema planteado no refleja mas que un prejuicio, y no una duda objetiva. Amén de que casi siempre dejamos fuera de la ecuación la variable esfuerzo/tiempo invertido en la investigación autodidáctica surfeando por la red. Hacer el ejercicio de “monetizar” nuestro tiempo libre invertido – como hace cualquier empresa – es algo revelador a la hora de tomar una decisión sabia. Pero fundamentalmente porque con este libro cualquiera puede aprender lo básico del lance a mosca (yo lo conseguí, ergo…). ¿Y acaso no es ese el objetivo que buscamos?

El libro avanza desde lo más fundamental en el manejo de la caña, hasta las técnicas más avanzadas que podrán tanto ayudarnos a salir del paso en situaciones complicadas como a realizar buenas presentaciones. Ojo, no hay magia, no estoy diciendo que despues de leer el libro ya se sepa hacer todo lo expuesto (¡ojalá!), sino que los lances se explican de manera clara, directa y concisa; justo lo que necesitamos para inmediatamente poner en práctica los ejercicios. Práctica, práctica y más práctica, durante lo que nos pueda quedar de vida mosquera… Diría que es un arte bastante similar al de tocar un instrumento musical: nunca se practica demasiado, nunca es suficiente, siempre se aprende más.

El valor añadido que aporta su autor – Manuel Iglesias – respecto al resto de libros similares, es tal vez la clave del éxito del libro. A parte de su experiencia y las claras descripciones para realizar los lances, el DVD con los videos de todos los ejercicios cierra el círculo. Si hay alguna duda sobre el lance/ejercicio que estamos leyendo, sobre su ejecución, sobre el resultado esperado, quedará disipada al ver el video.

Conclusiones de un novato

Cuando decidí iniciarme en la pesca a mosca, tenía claro que aprender y practicar el lanzado iba a ser algo que requeriría esfuerzo, práctica y paciencia. Si bien tengo pendiente buscar alguien con experiencia que pueda ayudarme a mejora y asentar las bases, adquirir un método de autoaprendizaje como este es un requisito mínimo y necesario. Tras leer la secciones básicas del lanzado, no sin cierto miedo y preocupación, me encaminé directo a unas lagunas cercanas – zona amplia y despejada – donde conseguí despues de tres horas de prácticas, ejecutar lances con mi flamante nueva caña de pesca a mosca.

Luego desde mi experiencia no puedo más que recomendar este libro a aquel que quiera iniciarse en el lance a mosca a través del autoaprendizaje, dejando también claro que el libro aporta mucho más que una simple iniciación. Es un libro sobre el que volver una y otra vez, una referencia para comprobar de vuelta del río si hemos estado ejecutando bien los lances, consultar las opciones que tenemos para superar las dificultades experimentadas durante la jornada de pesca, o ir avanzando hacia ejercicios más complejos. Y en última instancia, nos dará los conocimientos necesarios para buscar en Internet esas “clases extraescolares” que no vienen en el libro, racionalizando el tiempo invertido, sabiendo que buscar, en lugar de dar palos de ciego cuando en realidad necesitamos una guía secuencial, ordenada, que nos ayude a despegar.

Lance practico en la pesca a mosca (+DVD)

El peso de la pesca a mosca

el-peso-de-la-pesca-a-moscaTítulo: El peso de la Pesca a Mosca
Subtítulo: Técnicas y aprendizaje de la pesca con ninfa en río.
Autor: Josetxo Martínez
Editorial: Sekotia
Colección: A Mosca
Formato: 210 x 240 cm
Número de páginas: 144 páginas
ISBN: 978 84 96899 87 2

Imagino que como cualquier recién iniciado a la pesca a mosca, podría decir que mis primeros esfuerzos han sido casi exclusivamente para la pesca a mosca seca. Ahora lo veo como algo lógico, pues no solo se trata de una técnica muy atractiva, por las picadas en superficie, sino también porque la técnica del lanzado se debe en gran parte a ella.

Afortunadamente luego llega la realidad, y descubres que las truchas también muestran tanto o más interés por alimentarse bajo la superficie. Y como queremos disfrutar de la pesca, hay que ponerse manos a la obra y documentarse sobre el arte de la pesca a ninfa, que es de lo que trata este libro. Bueno, para ser honestos primero se pierde bastante tiempo intentando pescar a ninfa en el río hasta que los resultados te obligan a tener que buscar una buena guía, una referencia que pueda aclarar las bases de esta técnica (y desterrar también los errores que cometemos).

Tras buscar varias recomendaciones en Internet, me decido por “El peso de la pesca a mosca“. Un autor de reconocido prestigio, una editorial entregada a la publicación de una gran colección, y todo ello de ámbito nacional… que es precisamente el escenario de pesca para el que buscamos ayuda. Y ahora que he terminado el libro puede decir que las espectativas se han cumplido.

En la ficha del libro que ofrece la editorial (ver enlace al final del artículo) reza el siguiente “argumento comercial”:

El lector y aficionado podrán encontrar los siguientes contenidos, entre otros:
1) El equipamiento mínimo necesario para poder acometer con éxito esta técnica de pesca.
2) Los bajos de línea indispensables para ejecutar las técnicas.
3) Los parámetros de hundimiento básicos para controlar el peso y profundidad de pesca.
4) Las ninfas: modelos y validación por peso y tamaños.
5) Técnicas de pesca en corta, media y larga distancia.

Es un preciso sumario de lo que vamos a poder recorrer a lo largo de su lectura. El autor no realiza un estudio exhaustivo y detallista, sino que desarrolla los objetivos anteriormente citados sin rodeos, con un gran pragmatismo. Personalmente creo que esa es la mayor virtud de este libro. Desde la perspectiva de un novato – la cual puedo ejercer de pleno derecho -, “El peso de la pesca a mosca” es una fuente de conocimiento básica para aquellos que necesitabamos poner orden a todos los conceptos y técnicas que podemos leer en numerosos medios sobre la pesca a ninfa. Información básica pero no simplista. La información que contiene es una extraordinaria base sobre la que construir con éxito nuestra técnica. El autor parece haber conseguido destilar su experiencia para escribir una obra que contiene la esencia de lo importante, de lo que cuenta.

No puedo hablar por los expertos, pero algo me dice que incluso para los avanzados en la pesca a ninfa el libro de Josetxo, como poco, ayudará a consolidar conocimientos.

Conclusiones de un novato (de eso sí puedo hablar)

Me gustaría compartir algunas de las principales conclusiones – personales, por supuesto – a las que he llegado tras devorar toda la información de Josetxo Martínez. Tal vez más de uno ya habréis pasado por esto.

1) Respecto al equipo:
Caña de 10 pies, mínimo. Y es así… las limitaciones experimentadas a pié de río son confirmadas y justificadas en el libro. Esos “sesenta” centímetros de distancia que se ganan con ese pie extra los he echado de menos con mi caña de 9 pies.

2) El bajo:
Por fin puede entender que tipo de bajo es el necesario para una pesca a ninfa polivalente. Hay más de un millón de recetas en Internet que funcionan de maravilla para escenarios particulares, pero justamente necesitaba conocer un resumen de las tipologías en base a materiales primero y respecto a las técnicas de pesca en segundo lugar. En resumen un bajo cónico de nylon + varios tramos decrecientes (anudados) de tippet, con el objetivo de conseguir aproximadamente una longitud del doble de largo de nuestra caña: ese será mi bajo durante el resto de temporada.

3) Las técnicas de pesca a ninfa:
Justamente de acuerdo al bajo de línea descrito anteriormente es cuando encajan a la perfección las técnicas que describe Josetxo:
– Corta distancia: sin sacar línea del carrete, usando únicamente el bajo (de ahí la longitud necesaria del mismo – doble de la caña)
– Media distancia: sacando apenas unos centrímetros de línea por la puntera de la caña (para que ésta no tire hacia atrás del bajo y se lo lleve hacia el carrete)
– Larga distancia: única técnica en la que la línea apoyará sobre la superficie del agua.

4) Las ninfas:
Gracias Josetxo por la extraordinaria clasificación de las mismas. Me quedo con dos grandes aspectos a poner en marcha de ahora en adelante.
– Respecto al tamaño: a muchos les parecerá obvio, pero casi lloro de alegría al poder acotar los tamaños de anzuelos/ninfas que voy a emplear. Ninfas medias (12-14) y microninfas (16-18)
– Respecto al peso: pesar y organizar las ninfas de acuerdo al mismo en la caja de moscas.

Estas son mis conclusiones más importantes (reveladoras para un novato como yo), pero hay muchas más, por lo que os recomiendo encaredicamente su lectura a los que os estáis iniciando en la pesca a ninfa. Sin duda un libro básico que hay que tener en la biblioteca “mosquera”.

El Peso de la Pesca a Mosca

Una imagen: Mi equipo de spinning

Mi equipo de spinning... by eRdAvE
Mi equipo de spinning…, a photo by eRdAvE on Flickr.

Los bolos, aun cuando no llegan a serlo del todo, pues todavía no se ha regresado a casa y se sigue más o menos insistiendo, ofrecen a la fuerza la necesidad de poner la vista fuera del agua.

Me gusta mi equipo (Greys Prowla Dropshot 7′ + Mitchell Mag Pro), primero por las horas dedicadas a investigar hasta decidir su compra, pero sobretodo porque con el tiempo se ha convertido en parte protagonista de las vivencias a pie de rio y mar.

Hay más cañas en mi vida, pero ésta ya es seguro que ocupa un rincón privilegiado de mis recuerdos. Se merece su momento. Y esta vez, aprovechando el ya confirmado bolo, mi equipo de spinning es el centro de todo.

Video: Tenkara

Tenkara, técnica de pesca a mosca de origen japonés. Con este vídeo el colectivo Tenkara USA quiere mostrar las bases de esta técnica, y dejar claro que no es tan solo “dapping”. No he encontrado una traducción sencilla para este término, pero es algo así como “ninfear” dejando que la mosca se hunda para dar luego toquecitos de muñeca que la lleven hacia la superficie, imitando así el proceso de las larvas emergentes

Elegir Equipo de Pesca a Mosca (II)

Esto era la crónica de un final anunciado. Soy una víctima de las reseñas en Internet. De lo que sea. Buscar, investigar, comparar… a la caza de la mejor relación calidad/precio, de los productos más probados y evaluados. Sabía que terminaría confeccionando mi propio “Kit” de pesca a mosca…

No me malinterpretéis… el kit de Orvis, el Clearwater, me convence mucho, el que más (ahí arriesgando, ya lo sé…), y el Vision Atom también me parece muy atractivo… pero tratando de ajustar el presupuesto… bueno, al revés, ajustarnos nosotros a él… pues ya se sabe, toca seguir mirando e investigando por la web. Reconozco no haber encontrado demasiadas reseñas sobre los kits en general, y mucho menos de aquellos de coste inferior a 150€ (artículo). Esto no significa nada para descartar adquirir uno, pero frente al aluvión de opiniones que hay escritas sobre cañas y carretes del mercado, que no forman parte de ningún kit, pues uno se plantea resolver la ecuación pieza a pieza.

Y claro, no me gustaría renunciar a esa calidad/precio en ningún componente del equipo… desde luego no en la caña, no en el carrete y tampoco en la línea. Puff… que difícil. Cuando parecía que todo era cuestión de elegir un kit no muy caro, vuelta a empezar.

Pues ahí va:

Kit “elreypescador.com” (150€ aprox)

  • Caña: Flextec Streamtec 9′ #5, acción media, con tubo de cordura
  • Carrete: Okuma Airframe 4/5/6 (¡¡como no!!)
  • Línea: Mike Barrio – Mallard WF5F

He leído, y mucho… hasta la saturación. Tal vez no sea la mejor combinación del mundo, e incluso es seguro que habrá alternativas mejores por ese precio, o más baratas para lo que ofrece éste. Pero de lo que no hay duda es que ahora mismo, mientras escribo esto:

  • Las cañas Flextec están en boca de muchos… ¡una revolución!
  • El Okuma Airframe es el rey indiscutible de los carretes económicos. Presupuesto superajustado y rendimiento superior al de un simple almacén de línea.
  • Y Mike sencillamente recibe elogios…

Económicamente no hay mucha diferencia con los kits “caros” ya analizados en el artículo anterior, porque falta adquirir también el bajo, backing y tippet. Pero la diferencia bien supone un alivio para adquirir otros accesorios, como por ejemplo, un par de botas de vadeo, o un chaleco, o un buen puñado de moscas… Por algo hay que empezar… “no va más”. Creo que éste bien podría ser mi primer equipo de pesca a mosca…

De garantías, cañas y reclamaciones

Internet es una perfecta plataforma para expresar opiniones. Y aunque estoy totalmente de acuerdo con aquello de “las opiniones son como los culos, tod@s tenemos uno“, hay que admitir que nos gusta – al menos a mí – conocer lo que al personal se le antoja.

Lifetime Warranty

El problema de la red – en realidad de sus usuarios -, es que generalmente está más presente la crítica negativa, la queja, el “que se enteren todos de lo malo”. No abundan, aunque los hay, los ejemplos contrarios. Y ciertamente el esfuerzo físico e intelectual es llanamente el mismo, pero las ganas… eso es otra cosa. Cuando de desahogarse, de vengarse se trata, la iniciativa es total. Reconocer el buen trabajo, el buen hacer y maneras correctas lo damos por sentado con demasiada facilidad.

No voy a presentarme como el paladín del elogio, pero creo que el esfuerzo de este artículo está justificado principalmente por su final feliz, contra todo pronóstico, cuando faltó literalmente “el canto de un céntimo” para haberme dejado llevar por la auto-resignación (auto-censura autóctona a la protesta) y no haber iniciado el proceso de reclamación. Y segundo porque es justo reconocer a quién, a pesar de las reticencias iniciales, termina por ser honesto, aceptar lo que debe ser, sin trampa ni cartón, como marca la ley, y como espera un cliente (que no siempre son la misma cosa).

  • El problema: que se rompa el tramo superior de tu caña intentando sacar la lubina de tu vida (la mía claro) cuando ésta encarrila hacia las rocas cual misil… con un bajo de monofilamento del 0.20mm, por muy apretado que esté el freno, no es desde luego lo que espera uno… ¿no debería haberse roto el bajo?
  • La solución inmediata: Tras aliviar la frustración y la rabia vía Twitter (así), ir a la tienda local a comprar la caña más barata – marca “Acme”, 2.70m, potencia (atención, máxima credibilidad) 2-50gr y de acción “vaya usted a saber”… ¡¡que más quieres por 12 euros!! Cumplió su cometido y salvo la campaña vacacional de verano, capturas incluidas!
  • La solución de verdad: Comprar nueva caña o “tirar” de garantía. Porque claro, la garantía, aunque de por vida, no es gratuita. Reponer la pieza sin mediar pregunta alguna tiene sus gastos de “gestión”, de manipulación, procesado, lo que estime oportuno el fabricante. No tengo nada en contra, creo que es una gran alternativa… pero cuando ese coste es de aproximadamente el 45% del precio total de la caña, pues no es muy rentable el negocio… o al menos hace que uno se lo piense. En el caso de las cañas “tope de gama”, con los precios que se gastan, pues entonces sin duda compensa reinvertir esa cantidad – que supone el 10-15% del valor total – y seguir dándole vida a nuestra amiga.

Pero claro, uno no se queda tranquilo cuando la rotura parece un tanto extraña. Más aún cuando la caña no tiene ni siquiera un año… ¿por qué voy a tener que pagar al fabricante? ¿Esto no es lo que se dice, un producto defectuoso? Oiga, que nos olvidamos del vendedor… que bajo la Unión Europea, la legislación obliga a proporcionar una garantía de dos años al comprador… garantía que es OTRA COSA distinta a la del fabricante, que no son excluyentes. Pues habrá que comentar el caso con el vendedor… ¿o paso? Puff, si ya se como va a terminar esto… voy a ir eligiendo nueva marca… o no, que demonios.

Yo: Se me ha roto la caña que os compré de forma un tanto extraña, y apenas tiene un año.

Vendedor: Habla directamente con el fabricante, te da garantía de por vida.

Yo: Ya, pero me cuesta dinero… y claro, esto… como se lo digo… es que según la legislación vigente, usted debe ofrecerme una garantía durante los dos primeros años para defectos de fabricación. Vamos, digo yo, que como mínimo debería usted hacer la gestión, ¿no? Y esto… verá, es que creo que es un problema derivado de un defecto, debería reponerse el tramo de forma gratuita… quiero decir, sin coste para mí.

Vendedor: OK, no hay problema, pero el fabricante revisará el tramo para determinar si ha sido un problema de la caña o de mal uso. Envíenos el tramo roto y lo gestionamos nosotros con el fabricante.

Y este es el quid de la cuestión… Es muy, muy, muy difícil en determinados productos saber si el problema viene derivado de un defecto de fabricación y/o materiales… y mucho más si de una caña rota se trata. Bueno, no perdía nada porque ya tenía claro que no iba a pagar la garantía…

Efectivamente, ya lo dije antes, el final fue feliz. Puedo seguir disfrutando de mi literalmente seminueva Greys Prowla Drop Shot. No se si a Harris le costó algo el trámite, nunca me lo dijo. Un simple “Greys te enviará directamente un tramo nuevo” fue toda comunicación. El albarán de Greys desde luego indicaba coste cero, pero que más da eso. Estoy feliz por tener mi caña. Estoy contento por el trato recibido, tal vez algo frío… pero correcto, que es lo que importa. Y mucho más cuando uno compra online, y más aún cuando es en tierra extranjera. Una combinación que en ocasiones – y con motivos – se viste con el hábito del riesgo, una apuesta más que una compra normal y corriente… cuando uno tiene que hacer uso de garantías, devoluciones o reclamaciones.

Tienda nacional, tienda extranjera, tienda física, tienda virtual… algunas buenas, otras no tanto, pero eso dependerá siempre de las personas que están detrás del negocio. Porque una cosa está clara, por mucha garantía del vendedor o garantía de fabricante que haya, sin la voluntad de ambos yo no tendría otra vez la caña, y no estaría hoy escribiendo esto, sino lo contrario.

Bien por Greys. Bien por Harris SportsMail. Se merecen la crítica, la positiva en esta ocasión.

Elegir Equipo (Kit) de Pesca a Mosca

Kit de pesca a moscaLa búsqueda y captura de mi primer equipo de pesca a mosca trae como primera consecuencia el dedicar horas y más horas a la investigación por internet. Tal vez un vicio de nuestros tiempos que en la mayoría de las ocasiones lo único que consigue uno es acabar agobiado por no saber elegir entre tanta oferta y tanta opinión diversa.

Me declaro un friki de las comparativas, y de las relaciones calidad-precio, y de la mejor inversión a medio-largo plazo… Y casi siempre acabo derivando en un gasto superior a lo pensado. Esta vez todo es mucho más simple: el presupuesto más ajustado posible que nos ofrezca poder aprender y disfrutar de esta técnica.

Este enfoque me situa ante algo de lo que normalmente huyo (sea cual sea el objeto de compra): los kits. Voy a romper mis esquemas y prejuicios y voy a intentar ver que ofrece el mercado sobre kits de pesca a mosca. Si veo algo interesante, ese será mi primer equipo de flyfishing, salvo que sea evidente que por el mismo dinero (o muy poco, muy poco más) se pueda tener el mismo equipamiento de mejor calidad.

Mi objetivo es un equipo truchero polivalente, algo que por lo general parece encajar con el público al que van dirigidos estos packs.

Os dejo un listado con todos aquellos kits que he encontrado y estoy analizando. Entiéndase por análisis leer la opinión de gente con experiencia con ellos… La información en algunos casos es un tanto deficiente -sobre todo en equipos muy baratos-. Si estáis en situación parecida tal vez os pueda ayudar en la elección. Si conocéis/tenéis alguno de éstos equipos, u otros similares, vuestros comentarios serán bienvenidos.

KITS por menos de 150 €

Baetis (Rhodani)

Kit Mosca A (92€)

  •    Caña BAETIS Nomade 9 PIES LINEA 4/5
  •    Carrete Fly 56
  •    Linea Flyline DT 4/5
  •    Bajo BAETIS 1,50 m

Kit Mosca B (110€)

  •    Caña BAETIS Nomade 9 PIES LINEA 4/5
  •    Carrete Axis 45
  •    Línea Cortland Fairplay DT 4/5
  •    Bajo BAETIS 1,50 m.

Alvarez

Kit Parson (50€)

  • Caña Fly Caster 862g: 8,6 pies de grafito para líneas 5/6. 2 tramos. Peso 109 gr.
  • Carrete de Mosca Santa Marina 200 – Capacidad: 5-6
  • Cola de Rata Flotante Dt 5f – Línea: DT 5 F
  • Bajo de Línea

Kit Travel (60€)

  • Caña Fly Caster 804: 8 pies y 4 tramos de grafito con empuñadura de corcho natural. Línea 4/5. Peso 105 gr.
  • Carrete de Mosca Santa Marina 200 – Capacidad: 5-6
  • Cola de Rata Flotante Dt 5f – Línea: DT 5 F
  • Bajo de Línea

Kit Manchester (80€)

  • Caña Trout Fly – Largo: 7″ línea 3-4 según la web (en el catálogo impreso dice línea 4-5)
  • Carrete de Mosca Santa Marina 200 – Capacidad: 5-6
  • Cola de Rata Flotante Dt 5f – Línea: DT 5 F
  • Bajo de Línea
  • Backing Line
  • Tubo Rígido para Cañas – Modelo: Standard

Kit Oxford (80€)

  • Caña Trout Fly – Largo: 8,5″ línea 4-5 según la web (en el catálogo impreso dice que es de 9 pies)
  • Carrete de Mosca Santa Marina 200 – Capacidad: 5-6
  • Cola de Rata Flotante Dt 5f – Línea: DT 5 F
  • Bajo de Línea
  • Backing Line
  • Tubo Rígido para Cañas – Modelo: Standard

Okuma

Kit Cascade (108€)

  • Caña Okuma cascade 9 pies, Línea 5 y 3 tramos.
  • Carrete Okuma cascade #5/6, línea DT 5

Kit Tempest (120€)

  • Caña Okuma Tempest 9 pies, línea 5 y 3 tramos.
  • Carrete Okuma Tempest #5/6, línea DT5

Kit Infusion (135€)

  • Caña Okuma Infusion 9 pies, línea 5 y 3 tramos.
  • Carrete Okuma Infusion #5/6, línea DT5

Decathlon

Go Fishing Fly (53€)

  • Caña de carbono 8 pies línea 4/5 y 3 tramos
  • Carrete de poliamida
  • Línea WF5, con bajo de línea
  • Caja 8 moscas secas.

Set Fly 300 (90€)

  • Caña de carbono (¿?)
  • Carrete de poliamida. (¿?)

KITS entre 150 y 250 €

Orvis

Orvis Streamline (180€)

  • Caña Orvis Streamline Outfit. Acción media. Opciones disponibles en 8,6 y 9 pies:
    • 8,6 pies línea 5 y 4 tramos
    • 9 pies línea 5 y 4 tramos
    • 9 pies línea 6 y 4 tramos
  • Carrete Orvis Clearwater – Modelo: Clearwater II (5/6)
  • Backing Line Orvis – Modelo: 100 YD
  • Linea de Pesca Orvis Clearwater Flotante – Línea: 5
  • Monofilamento Orvis Super-Strong – Diámetro: 0,15 mm-Longitud: 40 metros
  • “The Orvis Guide to Beginning to Fly Fish” – Guía para principiantes escrita por Tom Rosenbauer

Orvis Clearwater (229€)

  • Caña Orvis Clearwater 865-4 (8,6 pies y 4 tramos para línea 5)
  • Carrete Orvis Clearwater – Modelo: Clearwater II
  • Tubo Rígido para Cañas – Modelo: Standard
  • Linea de Pesca Orvis Clearwater Flotante – Línea: 5
  • Monofilamento Orvis Super-Strong – Diámetro: 0,15 mm-Longitud: 40 metros
  • Backing Line Orvis – Modelo: 100 YD

Ross Worldwide

KIT Essence Elite (220€)

  • Caña Essence FC de acción media-rápida. Opciones disponibles:
    • 8,6 pies línea 3
    • 9 pies línea 4
    • 9 pies línea 5
    • 9 pies línea 6
  • Carrete Flyrise (híbrido L.A)
  • Funda de tela y tubo de cordura
  • Backing
  • Línea WFF

TFO

Kit TFO NXT (175€)

  • Caña de 4 tramos en grafito IM6, con portacarretes de alumino y corcho de primera calidad. Acción Media. Opciones disponibles:
    • 8,6 pies línea 4/5 tramos 4
    • 9 pies línea 5/6 tramos 4
    • 9 pies línea 6/7 tramos 4
  • Carrete TFO NXT fabricado en aluminio con freno de disco, backing, línea WF-F y bajo de línea cónico.
  • Funda-tubo especialmente diseñada para esta serie que permite transportar la caña sin desmontar el carrete.

Vision

Kit Zulu (160€)

  • Caña de grafito de 4 tramos, acción media-rápida. Opciones disponibles:
    • 8 pies línea 3-4
    • 9 pies línea 5-6
    • 9 pies línea 7-8
  • Carrete Zulu con freno de disco
  • Backing
  • Línea flotante
  • Bajo de línea
  • Tubo recubierto de cordura.

KIT Vision Atom (220€)

  • Caña Vision Atom de 3 tramos, acción media-rápida. Opciones disponibles:
    • 9 pies línea 5
    • 9 pies línea 6
    • 9,6 pies línea 7
    • 9 pies línea 8
    • 8 pies línea 4
  • Carrete Deep con freno de disco
  • Línea Attack flotante
  • Backing
  • Bajo de línea
  • Tubo acolchado de cordura con portacarretes.

Redington

Kit CrossWater 2 (177 €)

  • Caña Crosswater, 9 pies línea 4/5, acción media-rápida. Disponible en 2 o 4 tramos
  • Carrete Croswater Large Arbor
  • Backing
  • Línea RIO WF-F
  • Cola de rata
  • Funda de Tela.

Kit Pursuit (200€)

  • Caña Redington Pursuit de 4 tramos, Líneas del #3 al #9, acción rápida
  • Tubo de cordura Redington
  • Carrete Redington Pursuit Large arbour
  • Línea RIO Mainstream WF-F
  • Backing RIO 20 ó 30lb. (100 metros)
  • Cola de rata RIO 9″
  • Tarjeta garantía de por vida Redington

Elegir caña de pesca a Spinning (II)

Cañas de Spinning St. CroixLongitud, potencia y acción son los factores a considerar si queremos tener éxito en la elección de nuestra caña de pescar. En la descripción de estas tres características lo habíamos dejado en el artículo anterior, así que entremos directamente en materia.

Longitud

Longitud de la caña de pescar

La longitud de la caña afectará en primer lugar a la maniobrabilidad de la misma y a la comodidad de uso. Es evidente que en zonas con mucha cobertura vegetal será difícil realizar lances con una caña excesivamente larga, ya que estaremos limitados en movimiento. No será igual de cómodo pescar en lagunas o pantanos de orillas despejadas que en ríos con difícil acceso a la orilla y pocas zonas descubiertas.

Teniendo presente lo comentado respecto a comodidad-maniobrabilidad, entraremos a valorar el eje técnico de la longitud de la caña: la distancia de lanzado. A mayor longitud de la caña, mayor será la distancia que alcance nuestro señuelo. Por el contrario, una longitud menor nos proporcionará mayor precisión en lances de corta distancia (de apenas unos metros).

En el mercado encontraremos que la longitud también viene expresada habitualmente en pies y pulgadas, luego será útil disponer de una tabla de conversión a mano – al menos al principio – para hacernos una idea de los tamaños indicados, siendo 1 pie equivalente 0,3048 metros. Una caña de 7′ tendrá una longitud de 2,13 m.

Antes de que nos decidamos sobre una longitud concreta en función de la distancia de lanzado, es importante decir que ésta no es el único factor que condiciona la distancia del lance. La potencia tendrá mucho que decir también al respecto.

Potencia

La potencia es un factor que encontraremos indicado mediante dos valores expresados en gramos u onzas, siendo de nuevo el sistema anglosajón el más encontrado en las marcas y modelos del mercado. Estos dos valores expresan dos límites, un valor mínimo y un valor máximo del peso total que una caña puede manejar con soltura durante el lanzado y sin riesgo de dañar la caña durante la acción del mismo.

Hay que tener en cuenta que este peso será el total de aquello que tengamos fijado al bajo de línea, es decir, del señuelo empleado. En el caso de técnicas como el montaje Texas o Carolina habrá que sumar el peso del señuelo (normalmente de vinilo) más el peso del plomo o jig (cabeza plomada) empleado. En cualquier caso el peso de anzuelos y grilletes queda totalmente descartado de dicho calculo (al igual que la propia línea).

Especificaciones tecnicas de una caña de pesca

Pese a que son varios los fabricantes de cañas que hoy en día ofrecen buenas garantías sobre sus productos, llegando en algunos casos a ser incluso de por vida, no es recomendable llevar al límite las capacidades de la caña. Aunque el fabricante habrá dado buena cuenta en las especificaciones para indicar límites inferiores a los realmente posibles – y evitar así el malestar de un cliente que juegue al límite de los mismos -, lo recomendable es movernos en valores algo inferiores al límite superior si queremos disfrutar durante largo tiempo de una caña en buenas condiciones. Superar el rango nos puede llevar, en el mejor de los casos, a producir roturas en las fibras que no son perceptibles a simple vista y que impactarán en su comportamiento.

¿Y que diferencia hay entre usar señuelos con pesos situados sobre el límite inferior respecto al límite superior? Pues desde el punto de vista técnico la diferencia estará únicamente en la distancia de lanzado. A mayor peso del señuelo (límite superior) mayor distancia alcanzaremos. Esto, junto con la longitud de la caña -como hemos visto anteriormente-, conforman los componentes clave para conseguir esos metros de lanzado deseados.

Para la pesca a spinning continental de especies como la trucha, el black-bass o el lucio, encontraremos como valores típicos los siguientes:

  • Límite inferior: entre 3 y 10 gramos
  • Límite superior: entre 12 y 40 gramos

También es habitual que, junto con las especificaciones en gramos u onzas de los límites inferior y superior, nos encontremos otro tipo de clasificación cuando se hace referencia a la acción de una caña, y que suele consistir en una traducción de dichos rangos de “potencia” en terminos de “dureza” o “sensibilidad” de la caña, ya que los mismos van a influir directamente en la fuerza (peso) necesaria para doblar o vencer la caña. Por norma general se establece la siguiente clasificación:

  • Ultra-Light (ultra-ligera, rango de potencia en valores muy bajos de peso, por ejemplo: 3-10gr)
  • Light
  • Medium-Light
  • Medium
  • Medium-Heavy
  • Ultra-Heavy (ultra-dura, rango de potencia en valores muy altos de peso, por ejemplo: 40-120gr)

Hay que advertir que no existe ninguna estandarización de esta clasificación, de forma que cada fabricante puede aplicar distintos criterios a la hora de etiquetar una caña como “light” o “medium”. De ahí la importancia de fijarnos en el rango de peso.

Es obvio por tanto que la potencia es un indicador del tipo de pesca, especies o tamaño de capturas con las que una caña en particular va a trabajar correctamente.

Acción

Por acción de una caña se entiende a la capacidad de respuesta de la misma ante una acción de fuerza – vencimiento – ejercida sobre ella. Es decir, la flexibilidad o capacidad de doblarse que presenta una caña ante una fuerza ejercida sobre la punta y el tiempo de respuesta – velocidad – necesario para retornar a la posición neutral.

Pese a que es un factor que mide tanto la capacidad de curvatura de la caña como el tiempo de respuesta necesario para volver al estado de reposo, habitualmente veremos que la unidad de medida empleada se expresa generalmente términos de velocidad. Así pues, una acción “Slow” significará una velocidad de recuperación hasta el punto de reposo lenta, y la caña se doblará desde el tercio inferior, describiendo un arco casi en la totalidad de la misma. Por el contrario, una acción “Fast” supone una velocidad de recuperación rápida, doblándose la caña en su tramo superior (puntera).

Tipos de acción de una caña de pescar

De nuevo hay que tener en cuenta que cada fabricante establece sus propias clasificaciones, existiendo también combinaciones de tipo “medium-fast”, “extra-fast”, etc… Llegando incluso a veces a “mezclar” conceptos, indicando en las especificaciones de algunas cañas la “potencia” de la misma como si de la acción se tratara.

La acción va a venir determinada por los materiales y procesos de fabricación (fibra de vidrio, carbono…) y en ella también influirán aspectos como la línea utilizada si ésta se mayor o menor a los rangos definidos por el fabricante. Es importante recordar que muchos fabricantes también indican los tipos de línea admitidos – respecto al peso de la misma -, algo que por ejemplo en el caso de las cañas de pesca a mosca es fundamental.

En resumen, la acción hace referencia a cuánto (y cómo) se doblará una caña cuando el pescador realice un lance o cuando haya un pez enganchado al otro extremo de nuestra línea. Una caña de acción “extra-fast” se doblará únicamente por la punta. Una caña “fast” lo hará en el cuarto superior de la misma. Una de acción “modarate-fast” doblará por el tercio superior. Una “moderate” lo hará por la mitad inferior de la caña. Y por último una caña de acción “slow” se doblará casi completamente, desde la empuñadura.

Por cierto, las cañas de acción “fast” permiten realizar lances más largos, y realizar clavadas más agresivas. Por el contrario, una caña de acción “slow” será más capaz de absorber la fuerza que realice un pez enganchado al final de la línea, reduciendo por ejemplo el riesgo de rotura.

Longitud, potencia y acción… esa es la clave para elegir correctamente la caña que buscamos. Y para ello, debemos conocer nuestros objetivos y forma de pescar deseadas.

Artículos relacionados: