Etiquetado: fotografía

Una imagen: El río Jerea

Bueno, en realidad dos imágenes. Me cuesta decidir entre ambas.

En la localidad de San Pantaleón de Losa, ubicada en la comarca de Las Merindades (Burgos), se erige la peña Colorada. Cualquier viajero que se acerque a este rincón burgalés no podrá resistir la tentación de subir a ella, bien sea para visitar la ermita de San Pantaleón o para disfrutar de una magníficas vistas del Valle de Losa.

Desde las alturas podemos ver como el río Jerea recorre el valle desde un extremo al otro, abrazando este “peñón” sobre el que reposa también la leyenda del Santo Grial.

Con esta visión del río quedo en paz con un Jerea que hace ya algo más de un año me dejaba un sabor agridulce en la apertura de la temporada  2015. Nada como tomar distancia para ver las cosas con otro color.

Río Jerea - San Pantaleón de Losa

Sin título

Video: “Tapâm – a flyfishing journey” (Trailer)

De la mano de Daniel Göz y Jan Bach Kristensen, dos profesionales de la fotografía y apasionados de la pesca, nos adentramos en la búsqueda de los tarpones. Este es el trailer. Acción, imágenes hermosas y un buen montaje.

Destino: Lake Tahoe

South Lake TahoeA más de 9.000 kilómetros de casa, lejos de la familia, y con muchas horas de trabajo, stress y jetlag sobre los hombros, la visita a “Lake Tahoe” del fin de semana iba a ser el momento esperado para darle un poco de vida a un aburrido viaje de negocios.

No, no es que mis compañeros sean también aficionados a la pesca y hubiesemos planificado juntos una escapada para realizar unos lances (¡ojalá!). En California decir South Lake Tahoe también es sinónimo de vacaciones para esquiar si es invierno, deportes acuáticos si es verano y perder dinero en los casinos. Esto último durante 365 días al año, da igual si hace frío o calor.

Los casinos tienen un aire casposo exquisito. Vamos, al límite de lo Vintage. Moquetas de motivos cutre-florales que durante años tal vez (solo tal vez) hayan han absorvido más tabaco que los tertulianos de “Que grande es el cine”. Croupiers y camareras que poco tienen que ver con lo que se ve durante la rutina diaria de James Bond. Y un ambiente selecto… Muy divertido, sobretodo para pasar el tiempo una vez caía la noche (muy pronto en invierto).

El día logicamente invita a disfrutar de una naturaleza sencillamente espectacular. El invierno, con un manto de nieve cubriendo todo, ofrece unas impresionantes imágenes del lago Tahoe. Las aguas paradas en la superficie y el color azul cobalto le confieren una atmosfera irreal, como si en lugar de agua la superficie fuera una inmensa película radiográfica que se extiende kilómetros y kilómetros. El paisaje es de los que dejan sin aliento, pero los que estamos atrapados por este veneno solemos ver lo que otros no se paran a observar: analizamos las reculas, los cambios de color de agua, accesos a la orilla, cortados… mientras desesperadamente buscamos siluetas dibujadas sobre la superficia, en busca de movimiento. Si el destino permite que vuelva a poder estar allí en época estival será un pecado no contratar los servicios de alguno de los numerosos guías para recorrer en barco las aguas del lago Tahoe… en busca de sus tesoros.

South Lake Tahoe