Cuaderno de Pesca: Cita con el Tajuña (Guadalajara)

Flyfishing Tajuña River

Fecha: Julio de 2016
Lugar: Río Tajuña, Guadalajara (Castilla La Mancha)
Objetivo: Salmo Trutta
Equipo: Flyfishing

Crónica

Tenía que volver al Tajuña, por supuesto. Con la temporada prácticamente planificada al completo – tarea fácil con mi escaso ratio de salidas de entre 1 y 2 días por mes – aproveché el primer hueco disponible en el calendario para “improvisar” una jornada en tierras alcarreñas. No podía perder la ocasión de regresar a lo que fue mi escenario favorito durante el pasado año.

Ante la duda de si iba a ser ésta la única visita al Tajuña en el 2016, decido ejecutar un tímido plan de investigación, que se traduce en comenzar aguas más abajo de mi “zona de confort”, es decir, del tramo que conozco de manera aceptable. Así durante las primeras horas de la mañana podría satisfacer mis ansias de exploración, mientras que por la tarde habría ya alcanzado territorio “amigo”. No vamos a engañarnos, dedicando una o dos jornadas de pesca al mes… la cosa no está para tonterías. Nada me gustaría más que jugármela, mapa en mano, dejándome llevar por las promesas de maravillosos tramos soñados a golpe de Google maps… No me importaría “derrochar” horas infructuosas en dichas búsquedas, son una gran inversión a medio-largo plazo. Pero cuando el saldo de días disponibles en el calendario es el que es, toca gastarlos en lo esencial. Y a día de hoy mis esfuerzos siguen centrados en cubrir las necesidades básicas del pescador. Me pregunto si hay algo parecido a la pirámide de Maslow que defina y organice dichas necesidades de la pesca a mosca… ¿Y en qué lugar de su pirámide colocaría Maslow la pesca a mosca? Yo diría que algo tal que así, ¿verdad que estáis de acuerdo?

Pirámide de Maslow (Flyfishing?)

Me dirijo aguas abajo, lo más rápido que puedo, casi sin mirar al río. No quiero detenerme anticipadamente, desviarme del plan original. Mejor no ver ninguna postura, ninguna trucha cebándose, y así bajar lo “previsto”. En realidad no he previsto nada más que asegurarme poder dedicar unas 3 horas de pesca en zona “virgen” hasta remontar a la altura del campamento base (el coche). Reconozco que el tramo nuevo me decepcionó un poco… el río pronto se encajonaba demasiado entre la vegetación, apenas un metro de ancho, profundidad media-alta, de difícil vadeo… o al menos no apto para tipos prudentes – o caguetas – como yo. Voy solo, me dejo de tonterías. Salgo del río y remonto hasta donde el vadeo es razonable.

No se aprecia actividad en superficie, y las constantes chorreras me animan a empezar con ninfa. Pronto llegaría la primera. Sigiloso me aproximo a la postura, pegado y agachado a la orilla izquierda, para facilitar el lance lateral y no enredarme en la vegetación que prácticamente cubre todo el río. Como dictan los cánones, empiezo poniendo la ninfa en las pocillas de mejor aspecto, lanzando arriba al chorro y dejando que la caída del agua se encargue de llevar la imitación a la profundidad adecuada. Nada en la primera, nada en la segunda. La tercera, la poza más pequeña, justo donde la corriente es más fuerte y la superficie está totalmente rota por las burbujas… ahí estaba. Justo allí donde debía estar la trucha, ya sabéis, esa anticipación mental que hacemos, donde casi podemos notar con un par de segundos de antelación la picada al otro extremo de la línea… lo deseamos tanto, tiene tanto sentido que así sea, que casi podemos sentirlo de verdad. Pero es que fue de verdad. Una hermosa trucha, vivaracha y eléctrica. Una muy grata sorpresa, ¡y con uno de mis “nuevos” montajes! Ya, ya… pero es que yo aún estoy en esa etapa… y me sorprende que el engaño sea producto de “mis labores”.

Flyfishing Tajuña River (Trucha / Trout)

Por encima de las chorreras, una larga tabla. Es Julio, la temperatura a estas horas de la mañana es extraordinaria, y hay muchas ganas de seca. Así que no me da pereza cambiar el aparejo. Barbellido se había quedado un poco a medio gas en términos de capturas a seca y, por supuesto, necesitaba sacar a paseo mis engendros flotantes. En especial, mi Royal Wulff, una de ellas en concreto… de las primeras imitaciones salidas del torno, y con aspecto bastante horrible… Estaba ansioso por saber si eso servía para algo o no. Para mi confusión, si, si gustó. Demostrando que mi criterio en realidad es 100% inútil. Lo cual es la pura realidad… deciden ellas, para variar. Cuatro de ellas se tiraron de cabeza a por la Royal… no fallé ninguna clavada, pero solo una de ellas consiguió entrar en la sacadera, y por los pelos. Las otras tres se soltarían del anzuelo delante de mis narices.

Flyfishing Tajuña River (Trucha / Trout)

Ninguna actividad durante la siguiente hora. La Royal se había “gastado”… Sin cebadas a la vista, la pesca al agua a seca no daba sus frutos. Ya había llegado a territorio conocido, y me encontraba en “la poza bonita” (le echo imaginación a los nombres). Uno de los rincones mágicos del río. Apenas unos 20 metros, totalmente únicos en un par de kilómetros aguas arriba y abajo. La primera sorpresa la encuentro en “el tronco”. No está. Han limpiado un gran tronco que estaba atravesado en la poza. La primera sensación que me cruza la cabeza es de alegría… podría hacer lances imposibles hasta ahora. Pero inmediatamente pensé en la ausencia de protección para las truchas. Ninguna a la vista. Ninguna trucha. De nuevo aparejo de ninfa, un tandem y bien lastrado (perdigón + checa). La poza es profunda. Intento llegar a los rincones próximos a las paredes de la poza… el centro está desolado. Nada en el centro. Nada en la cola de la poza. Subo un par de metros, hacia la corriente de cabecera. Unos potentes chorros que separan esta poza de la inmediatamente superior. Lanzo a los chorros, dejo que las ninfas profundicen, pegadas a las paredes de rocas… arriesgando enganchar. Hay que arriesgar cuando hay que arriesgar. Uno no se hace un par de cientos de kilómetros en un día para luego querer evitar perder un par de perdigones. Nada. Pensando ya en continuar subiendo río arriba, un par de nuevos lances… con la cabeza pensando más en la siguiente postura que en la actual, elevo la caña para sacar las ninfas del fondo, pegadas a la pared de mi orilla… algo anticipadamente, algo rápido, para recoger y continuar la marcha. Y entonces la veo, siguiendo las ninfas. Una trucha de más de treinta. Me lamento por no haber estado atento, se las he quitado de la boca. No volvería a moverla. Creo que me vio.

Tajuña River

Ante la evidencia de que no tenía mucho más que hacer ahí, me dirijo a la segunda poza que hay justo por encima de las corrientes, aún lamentándome por la metedura de pata. El lance es muy difícil: por un lado una gran roca se eleva sobre el borde de la orilla derecha, como una pared de unos siete u ocho metros de altura, y acompañando al río desde la corriente de cabecera a la de cola. Y por encima, las ramas de los árboles de la orilla contraria construyen una bóveda sobre el río, y tan solo poner la caña vertical es complicado. Nunca conseguí capturar trucha alguna aquí, ni siquiera una picada. Pero el lugar es hipnótico, y sabes que algo hay ahí. Así que comienzo a lanzar pegado a la roca, desde la cabecera, con el objetivo de pegar la ninfa lo más al fondo posible, para pasearla frente a las posibles cuevas. Noto un pequeño enganche, así que doy un tironcito suave para evitar perder la ninfa (estoy en el fondo). Ésta continua derivando durante apenas un lapso de tiempo. Otra vez se clava con algo. Suavemente de nuevo para que siga su rumbo, levanto la puntera y se suelta de nuevo ya casi al final de la deriva. Y ahí aparece la trucha, siguiendo la ninfa. No era el fondo… le estaba literalmente sacando la ninfa de la boca. Precisión quirúrgica oiga, para conseguir por dos veces no pincharla…

Flyfishing Tajuña River - Trucha aroiris

Ante el despliegue de fallos consecutivos no arrojo la toalla y vuelvo a lanzar el tandem por el mismo lugar. Cabía la esperanza de conseguir atraerla de nuevo. Y así fue, pero esta vez la clavada fue tal. Una tremenda luchadora de unos 30 centímetros me puso las cosas muy difíciles para llevarla a la sacadera, y consiguió soltarse a un palmo de la misma. Ante la duda razonable de que ésta no fuera la única inquilina de lugar, repito operación. Esta vez los lances van dirigidos a un entrante en la roca bajo la cual se intuye una profundidad respetable. La promesa de la captura bien vale arriesgar las ninfas. Para ganar hay que arriesgar. Y tocó ganar. Inconfundible picada, seguida de un firme movimiento de muñeca y una pelea de infarto… cabeceos, carreras y saltos por igual. Me concentro en la operación “sacadera”, mientras voy percibiendo algo extraño conforme la lucha pierde intensidad. No había llegado a la red todavía, pero el misterio estaba resuelto: una trucha arco iris. Una “ilegal”. Toda una superviviente que consigue escaparse de mis manos, directa otra vez al cobijo de la gran roca.

Con el final de la jornada ya cerca decido acelerar el paso hacia una tabla aguas arriba que en el pasado me ha proporcionado buenas capturas. Mientras remonto, voy lanzando apresuradamente las ninfas en las chorreras… casi por obligación para no desaprovechar ningún lance. En uno de ellos una trucha, de afilada dentadura, tomaría la ninfa.

Flyfishing Tajuña River (Trucha / Trout)

Por fin llego a la tabla, y decido concederle tiempo a la seca. Mientras voy montando una efémera, vigilo el agua en busca de actividad. Una pintona se ceba bajo la vegetación sin pudor alguno… y allí coloco la mosca. Al segundo lance la toma, pero fallo la clavada. Un par de maldiciones, y varios intentos de previsible resultado. Se acabó lo que se daba. La actividad es cero, pero decido pescar un poco al agua, para cubrir otras zonas. La corriente, suave, hace derivar la mosca lentamente. Pero no precisamente despacio se produciría la picada que, rompiendo estrepitosamente la superficie del agua, haría una más que interesante pintona. Con muchísima fuerza intenta orillarse. Al conseguir llevarla de nuevo al centro, se descuelga aguas abajo, hacia mi posición. Me veo obligado a recoger rápidamente línea para mantener la tensión del bajo. Y justo cuando ya lo había conseguido, al verme, cambia de rumbo 180 grados y sale disparada río arriba, haciendo que la caña se torsione bruscamente y el bajo rompiera, pues aún tenía la mano sobre el carrete. Tocaba volver a casa.

Resultado

De nuestro lado: Mejor resultado de lo esperado en cuanto al tamaño de las capturas.

De lado del Tajuña: Una efémera a modo de “piercing”… y no me gusta nada que esto ocurra. En la gran mayoría de los casos es nuestra responsabilidad evitar que las fario se lleven estos recuerdos puestos.

Conclusiones

Lo bueno: Volver y que no defraude. Las subidas a mis Royal ‘Frankenstein’ Wulff

Lo malo: Volver al Tajuña solo una vez en toda la temporada 2016.

  1. aitor

    Decirte que hace tiempo que no entraba al blog y me encanta verlo repleto de nueva informacion, le dare la atencion que merece.
    queria preguntarte un par de cosas que seguramente indagando en el blog me responda yo solo pero ando algo escaso de iempo ahora mismo, el equipo es el mismoque mostraste en su dia? la caña flextec con el carrete okuma y la linea barrio?
    y a ninfa como pescas con indicador de picada al hilo con hilo de colores?
    un saludo y gracias anticipadas sigue con el blog tan onito como lo tienes.

    Me gusta

    • elreypescador

      Hola Aitor! Gracias por tus comentarios. Me alegra mucho saber que encuentras interesante el blog. Un placer contar con lectores como tú!

      Respecto a tu pregunta: si, sigue siendo el mismo equipo. A ninfa pesco “al hilo”. Le añado a la línea una buena cantidad de metros de hilo de color – como tres veces la longitud de la caña -, del 0,18 (Pezon &a Michel) . Y como indicador utilizó muelles “caseros” que coloco entre el hilo de color y el bajo.

      Un saludo!

      Me gusta

  2. dukis

    Decirte en primer lugar que felicidades por tu blog que esta precioso hacia un tiempo que no entraba.
    solo un par de preguntas, el equipo es el mismo que presentaste aqui es decir la caña flextec el carrete okuma y la linea barrio?
    y luego preguntarte que tecnica de ninfa usas con indicador con hilos de colores o al hilo? un saludo y gracias

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s