Peces a mis pies… pero nada más.

El río Tera es a día de hoy mi “bestia negra”. El río donde peor resultado (más bolos) he obtenido hasta ahora durante las varias temporadas trucheras que llevo – no muchas, he de reconocer -. Tanto a spinning como a mosca, tan solo he llegado a clavar dos (a cucharilla ambas). El EDS es el tramo que más he visitado, y me empieza a cuadrar el hecho de encontrarme con solo un pescador, o ninguno, durante mis jornadas (casi todas en pleno fin de semana). ¿De verdad hay peces aquí?

Reconozco mi falta de experiencia, e intuyo que están curtidas en combate… las pocas que quedan. Porque ni siquiera las veo salir espantadas ante mi torpe avanzar por el cauce. Pero no me rindo, y seguiré intentándolo, porque en mi última escapada de la pasada temporada una descarada trucha llego nadando a mis pies (llevaba quieto unos minutos atando unas moscas…). Permaneció unos segundos, y cuando por fin decidí echar mano a la cámara, lo más sigilosamente posible, dio media vuelta para retirarse a toda prisa. Aun así sumergí la cámara, por tentar a la suerte de capturar algún fotograma, cuando pude ver que tenía otra visita a mis pies…

  1. Pingback: Cuaderno de Pesca: “Breaking Good” | elreypescador.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s