Etiquetado: niños

Darío y las truchas

El pasado verano Darío tenía 4 años. Llevaba ya tiempo emocionado con la idea de acompañar a su padre a pescar truchas. Y por fin iba a cumplir su sueño. Esta vez no se conformaría con preguntar cuantas truchas había pescado su papá, o si éstas eran muy grandes. Esta vez Darío estaría allí. Y no solo sería testigo, si no que sería el auténtico protagonista de la jornada. Entre sus logros:

  • Soportar toda la jornada!
  • Manejar la sacadera perfectamente para capturar las truchas
  • Enganchar dos señoras arcoiris y ser capaz, tirando de carrete, de llevarlas a la orilla
  • Ocupar el puesto de operador de cámara

Aquí una pequeña muestra, mi homenaje de orgulloso padre, con el metraje que él mismo grabó.

Video: Youthfish

Está claro que la pesca es una afición que adquirimos mayoritariamente de pequeños, gracias a nuestros padres. Y es evidente que intentamos transmitir la misma pasión a nuestros hijos.

Mis mejores recuerdos vienen de jornadas en las que estaban presentes las tres generaciones: hijo, padre y abuelo. Ocupaba en aquel entonces el escalón más bajo, ávido por aprender. Solo deseo poder llegar algún día a lo más alto del podio, habiendo pescado como nieto, como padre y como abuelo.