Categoría: Ecología

Motivo número 6 para la “Captura y Suelta”

Interesante artículo de Luis Meana en la revista Danica #51; tomo nota, y no creo animarme hoy por hoy a hacer la kilometrada – con su consecuente gasto económico para más inri – para tentar al reo en el norte peninsular (ahórrense los vítores aquellos lectores ribereños… tampoco les iba yo a suponer competencia alguna, si acaso algo de cachondeo gratuito).

Si bien el artículo contiene un apartado exclusivo para tratar este aspecto, el de la pesca sin muerte y el de la existencia de un sector de pescadores con síndrome del Dr. Jekyll y Mr. Hide – soltadores de truchas de día, zampadores de reos de noche -, está claro que algunas de las otras dificultades/incomodidades plasmadas por el autor tal vez, solo tal vez, podrían no serlo tanto si el ejemplo del Dr. Jekyll en sus quehaceres diurnos abundase más. El problema está cuando no somos conscientes de ser Mr. Hide o, peor aún, lo somos y no nos gusta… pero nos da vergüenza así expresarlo ante el resto de moradores nocturnos (ánimo, ¡no lo dudéis!).

A todos los Jekyll, a todos los Hide… más cariño a las truchas de mar “que al fin y al cabo vienen al río a desovar y a dejarnos su legado” [L. Meana – “¿Reos? ¡No gracias!” – Danica #51]

El río devastado: el Cabrera (León, España)

El río Cabrera es afluente del río Sil y da nombre a la comarca leonesa de la Cabrera. Atraviesa el Valle de Losada y en el Tumbo Viejo aparece con los nombres de Vivei, Vivey, Bidey, Ibei, Ibey e Ybe. Nombres que pueden hacer referencia a la palabra “ibex”, con la que los romanos denominaban a las cabras que allí abundaban. Aunque otros estudiosos lo asocian a la palabra” ibei” que en alguna lengua en la que existen discrepancias a la hora de concretar, puede denominar a las corrientes de agua o ríos.

Su recorrido

Tiene aproximadamente 63 kilometros desde su nacimiento hasta su desembocadura en el Sil en Puente de Domingo Florez. Nace al lado de Peña Trevinca a 1.835 metros de altura, en la zona conocida por el nombre de “Morteira Cavada”,o Portilla de Morena Cabada. Su nacimiento está a tito de piedra de otro importante río, el Tera. Cada uno de ellos nace en una vertiente de este Portillo. Alimenta su curso con varias fuentes hasta llegar al Lago de la Baña (1360metros de altura), pasa por las localidades de La Baña, Losadilla, Encinedo, Quintanilla, Robledo, Nogar, Marrubio y Puente de Domingo Flórez.

Sus principales afluentes son los ríos Cabo, que fue un vivero de truchas pequeñas y era una locura pescarlo hace años, Santa Eulalia, Silván, Valdecorrales y Benuza.

Algo de historia

En la época romana, las aguas de sus principales afluentes del lado izquierdo eran captadas para hacer llegar agua a las minas de las Médulas. Todavía quedan restos del acueducto que llevaba el agua hasta las que eran las más importantes minas de oro de la Roma Antigua, de las que se llegaron a sacar 10.000 kilos de oro al año por el método del ruina montium. Es  decir, arrasando la montaña. Y ese método antiguo es lo que está matando el río en la actualidad.

Sus problemas

La riqueza actual es la pizarra, y sus minas están acabando con el río.

La Baña (II)

Si bien, el río discurre por una zona que da a pensar que el hombre tuvo poco influencia, eso no es cierto, la vegetación segundaria indica una fuerte antropomorfización de la zona (deforestaciones) y las canteras de pizarra, ocupando siempre más espacio, amenazan con tapar el río con sus escombros.

Merece la pena echar un vistazo a este estupendo blog de Pescarmona (http://pescarmona.blogspot.com.es/2012/08/requiem-por-el-rio-cabrera.html) que denuncia el problema. Además podéis ver en las fotos que acompañan a este artículo la enorme y brutal dimensión del problema.

La Baña (I)

Desde hace años la extracción de roca de pizarra con fines decorativos y de construcción es la actividad económica que más dinero mueve en la zona. Los empresarios llevan años despreciando al río que usan como vertedero de los escombros que generan. Y no hay forma de acabar con ello.

El río Cabrera no era el río favorito de los nativos de la zona, que sostienen que la trucha buena y fina es la del Río Eria y desprecian la del Cabrera como basta e insípida. Y más ahora con las pizarreras. Bueno, eso no impide que le zurren a modo al rio en toda época del año. Quiero decir, que el segundo problema del río son los cormoranes de dos patas, de los que hay muchísimos en la zona. Tanto locales como de la costa.

El río Cabrera era un río de trucha muy grande, y la sigue habiendo ya que es un rio complicado de pescar y muy rompe-piernas; y aunque ha sufrido mucho y no tiene ni cotos, ni tramos sin muerte extensos, sigue guardando alguna buena pieza.

Video: Requiem 2019

Magnífico cortometraje dirigido por Rutger Hauer y Sil van der Woerd. La última ballena viva, cara a cara con su enemigo: nosotros.


Ya lo era antes, pero con este manifiesto me declaro fan i-n-c-o-n-d-i-c-i-o-n-a-l de Rutger Hauer.

Los espíritus del Eresma

Fue este verano cuando descubrí el río Eresma. Todavía no he logrado reunir el tiempo suficiente para terminar de escribir la crónica de aquel par de jornadas tras las truchas de su escenario deportivo, entre Boca del Asno y el coto de Valsaín. Espero hacerlo en breve.

Pero a principios de octubre pude volver, no para pescar, si no para pasar una agradable jornada con la familia. Ocasión que no desaproveché para dedicarle algo más de tiempo a la fotografía de este magnífico lugar. La fortuna estuvo de mi parte y ante mí aparecieron los espíritus del Eresma.

Río Eresma #1

Río Eresma #2

Río Eresma #3

Río Eresma #5

Río Eresma #4

Río Eresma #7

“Leviatán o la ballena” de Philip Hoare

Leviatán o la ballena (Philip Hoare)La ballena de esperma, el cachalote, el depredador más grande de los océanos.

“Leviatán o la ballena” es, sin exagerar un ápice, uno de los libros más extraordinarios que han caído en mis manos. Casi por casualidad, atrapado por el color turquesa de la portada del libro (edición de Ático de los Libros), tomé el ejemplar en la librería sabiendo que iba a acompañarme a casa.

Philip Hoare consigue hipnotizarte a través de sus páginas, enrolando al lector en una aventura tras los pasos del obsesionado capitán Ahab en la búsqueda de Moby Dick, así como de Herman Melville, autor de la obra. A lo largo de este viaje, a ratos guía del lector de Moby Dick y a ratos documental del National Geographic, Hoare aporta una cantidad ingente de datos sobre los animales más perseguidos, y a la vez desconocidos, del planeta: las ballenas.

La magia del autor versa precisamente en su sutil pero descarada forma de llevarnos a donde él quiere en cada momento. No cabe duda que es un apasionado de la obra de Melville, y precisamente recorriendo su obra y la biografía del mismo nos lleva de la mano por lugares y épocas en las que la industria ballenera representaba el motor del progreso y la civilización. El aceite de la cabeza de los cachalotes, sustancia lechosa a la que debe su nombre la ballena de esperma, iluminaba las ciudades, convirtiéndose en el más ambicionado recurso natural, hasta que el petróleo lo desbancara. Y sin embargo poco o nada sabía el hombre de las ballenas. Hasta la década de 1970 no se obtuvo una fotografía de una ballena nadando en libertad.

Hoare no solo nos cuenta con detalle la infamia, sino también las penurias de unos balleneros enfrentados a leviatanes; terribles batallas, historias y vivencias, peores aún cuando estos titanes aceptaban su destino con la más terrible sumisión y el más desgarrador de los lamentos. Conoceremos primero al leviatán, cuyas riquezas asumimos tener derecho a explotar, para poco a poco ir aprendiendo, y mucho, sobre las ballenas: pasado, presente y futuro. Y cómo es posible escribir sobre las ballenas, desde un punto de vista científico, pero sin abandonar un enfoque documental cercano y ameno, y al mismo tiempo adentrarnos en las profundidades de una obra literaria como Moby Dick. Es ahora cuando entiendo la reseña de portada de Antonio Muñoz Molina:

Philip Hoare ha aprendido de Chatwin y de Sebald la libertad suprema de la escritura

Leviatán o la ballena es una lectura obligada no solo para los amantes de la vida en los océanos – y por supuesto cualquier fan de Moby Dick-, sino para cualquier persona que se atreva a mirar a las ballenas como Hoare lo ha hecho, de frente, en su propio medio, asumiendo la relación de éstas con el hombre y con el planeta.

En 2008, en Península Valdés (Patagonia, Argentina), tuve la oportunidad de tener contacto directo con la ballena franca austral. Primero desde la terraza del hotel, que me regaló un despertar rebosante de actividad en la bahía de Puerto Madryn; lomos retorcidos, colas apuntando al cielo y columnas de vapor de agua. Y luego a apenas unos metros de distancia, donde una madre y su hijo me hicieron estremecer de emoción y de miedo.

Este libro levantó aquellas ampollas emocionales, desde luego. Pero incluso sin esa experiencia previa catalizadora, creo no equivocarme al decir que Leviatán o la ballena fascinará a lector que elija llevarlo a casa.

Leviatán o la Ballena (Philip Hoare)

Video: Coto de Pesca de Alós de Balaguer

En esta dirección, de limpieza y recuperación, deberían evolucionar muchos ríos de este país… un gran ejemplo.

Pesca en Alós de balaguer de Nómada Producciones en Vimeo.

Oceana presenta los mapas del Día Mundial de los Océanos

Gracias a la tecnología de Esri el mapa permite analizar la situación actual de los Océanos, la biodiversidad marina y la gestión de los recursos pesqueros.

“Los océanos generan inmensos beneficios económicos como fuente de alimento, medicina, transporte, recreo y regulación del clima. Sin embargo, en las últimas décadas su degradación ha alcanzado un nivel alarmante: nunca antes ha desaparecido tanta biodiversidad y se han dañado tantos ecosistemas de forma grave. Afortunadamente, estamos a tiempo de revertir esta tendencia. Invertir en la conservación del mar es asegurar el futuro de las próximas generaciones”, afirma Xavier Pastor, Director Ejecutivo de Oceana Europa.

“Esri como parte de su programa de Responsabilidad Social Corporativa, pone a disposición de ONGs un conjunto de herramientas para favorecer la profesionalización en la gestión de agencias no lucrativas” según declara Jaime Nieves, Product Manager de Servicios Online de Esri España, quien añade “desde Esri no solo hacemos accesible nuestra tecnología de forma gratuita a las ONGs, dotándoles de datos y herramientas de desarrollo, si no que también las orientamos en su desarrollo, asentamiento y visibilidad social del sector no lucrativo”.

Comunicado de prensa de Oceana

Alerta: 686 especies marinas sin límite de captura

Alerta: 686 especies marinas sin límite de captura

OCEANA, la organización para la conservación de los ocenanos, advierte que el 82% de las especies de peces capturadas por la UE no tienen límites de capturas.